Entraron tres veces y saquearon un comedor escolar

Todo sucedió en un fin de semana en la Escuela 109. Se llevaron comida y provocaron destrozos.

Una seguidilla de robos encendió las alarmas en la Escuela 109 de Curri Lamuel. Los ladrones ingresaron tres veces en un fin de semana, se llevaron la comida de los chicos y provocaron destrozos que duelen mucho a la comunidad educativa.

El viernes a la madrugada arrancaron la reja de una ventana y se llevaron una pava eléctrica y la carne que guardaban en un freezer para el comedor de los alumnos. Al día siguiente, violentaron otra abertura, porque la anterior ya había sido reparada por personal de mantenimiento del Consejo Escolar, y sacaron las sobras.

Te puede interesar...

Como si fuese poco, el domingo volvieron a atacar. Sacaron la reja de otra ventana que estaba sana, y se apoderaron de una caja llena de pollo. Con mucho malestar, la institución abrió sus puertas a comienzos de esta semana, lamentando las pérdidas y destrozos.

El comedor se sostuvo, pero tuvieron que cambiar el menú, y la cocinera del establecimiento está haciendo malabares para servirles la comida a los chicos. “Está haciendo milagros”, dijo una mamá de la escuela, Ana Quintana.

Si bien la escuela sigue funcionando, hubo que cambiar el menú hasta que les llegue más carne; y en la tarde de ayer tuvo que suspender las clases porque la única portera está con certificado y jornada reducida, y no tiene hasta ahora un reemplazo.

“La realidad económica de las familias es muy distinta a la de un barrio con poder adquisitivo, de modo que el refrigerio y el almuerzo en la institución son muy importantes para los chicos”, advirtió.

Es que la comunidad de padres es muy humilde. Son pocos los que tienen ingresos estables. La mayoría vive del basural, tiene changas o trabajos temporarios en la zona de chacras. No pagan, por lo tanto, una cuota de cooperadora, y lo que consiguen para la escuela es a fuerza de pulmón, haciendo rifas y bingos.

“La bronca nuestra es que podríamos haberlo evitado, y duele mucho que rompan y se lleven lo que tanto nos cuesta”, sostuvo Quintana.

Desde la institución aseguran que ya sufrieron siete robos. Les habían sustraído reflectores y la bomba de agua, pero esta seguidilla duele mucho más porque lograron ingresar, luego de romper varias aberturas. “Si no se llevaron más cosas es porque la alarma no les dio tiempo”, indicaron.

Piden un cuidador

Padres consultados por LM Cipolletti comentaron que los hechos eran evitables porque desde marzo habían advertido al Consejo Escolar que algo así podía pasar. Entonces, el portero que vivía en una casilla recibió su casa y dejó de estar en la escuela, por lo que ya no había más vigilancia. “Hace tiempo necesitábamos que alguien se quedara”, dijo Quintana.

Fueron numerosos los reclamos realizados por la escuela para gestionar la presencia de un sereno, pero no hubo respuesta antes de los robos. Incluso referentes del gremio Unter denunciaron esta situación y solicitaron al Consejo de Educación que resuelva la problemática.

Afortunadamente, el referente local Roberto Pihuala confirmó ayer a LMCipolletti que habrá una solución: “La Policía hará vigilancia en la noche y vamos a colocar un cuidador. Ya lo hablamos con la directora”. En tanto, aseguró que ya se repuso la mercadería robada.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario