Enorme fiesta al aire libre pone en duda la prohibición del Municipio cipoleño

Hace tres años el Municipio de Cipolletti, por decisión del propio intendente, prohibió las fiestas al aire libre. Sin embargo anoche un reconocido boliche organizó una al aire libre sin problemas y el predio colapsó de gente. ¿Sigue en pie la prohibición?

Pese a que desde el inicio de la gestión del intendente Aníbal Tortoriello quedaron totalmente prohibidas todas las fiestas al aire libre, ayer se llevó a cabo una multitudinaria en el patio de un reconocido boliche. Miles de jóvenes asistieron a la “Color Fest” y el predio se vio desbordado en su capacidad.

Desde fines del año pasado el Municipio cipoleño había incrementado los controles para desarticular las fiestas clandestinas que se organizaban al aire libre, ya que no cuentan con la autorización municipal por cuestiones de seguridad.

Te puede interesar...

Para Navidad y Año nuevo se conocieron varios afters ilegales, y se alcanzó a desbaratar algunas organizaciones clandestinas en las chacras cipoleñas. Incluso las fiestas que solían hacerse en la ciudad debieron trasladarse fuera del ejido cipoleño.

Pero ayer parece que la normativa municipal no importo en el complejo de boliches ubicado a la vera de la Ruta Nacional 22, porque se llevó a cabo una fiesta de colores en el patio del lugar, al aire libre.

Si bien todos en la región conocían sobre el evento porque se publicitaba libremente, llamó la atención que se pueda llevar a cabo sin ningún inconveniente.

Las entradas tenían un valor de $150 y $300, y con el pase le entregaban a cada persona una bomba de pintura. El ingreso era solo para mayores de 16 años. Las imágenes publicadas por los propios asistentes muestran un predio colapsado de personas superando en gran número lo que sería la capacidad normal del establecimiento.

¿Por qué se prohibieron las fiestas en Cipolletti?

La prohibición surgió luego de la fatídica fiesta Time Warp, realizada en un predio de Costa Salguero (Buenos Aires), en abril de 2016. Allí murieron cinco jóvenes, uno de los cuales era cipoleño: Nicolás Becerra.

Con la excusa de que algo así pudiera ocurrir en Cipolletti, el intendente Aníbal Tortoriello les bajó el pulgar a fiestas que ya eran un clásico en cada fin de año. Para el Municipio, resultaban incontrolables.

Embed

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario