En La Cascada siguen el camino del trabajo social

Armaron un merendero y quieren dar clases de apoyo a los pibes.

Mientras intentan avanzar con la compra de las tierras, la junta vecinal de La Cascada impulsa otros proyectos para la barriada. Con todas las donaciones que recibieron, están armando un merendero, donde también funcionará un ropero social para los más necesitados y una suerte de escuelita que dará clases de apoyo a los niños y jóvenes del lugar y las inmediaciones.

Son todos proyectos en carpeta que ya comenzaron a tomar forma, con la expectativa de iniciar en febrero próximo, aunque sea en condiciones precarias, con pallets de madera y un colectivo donde instalarán la cocina del merendero. “Vamos a arrancar con una copa de leche, pero tenemos planes a futuro de poder hacer una fundación. Todo esto es a pulmón, gracias a la colaboración de los vecinos y a mucha gente de Cipolletti que se ha solidarizado con nosotros”, comentó uno de los integrantes de la vecinal, Víctor Nahuelpan.

Te puede interesar...

Advirtió que, mientras la gestión de Aníbal Tortoriello les da la espalda y se cierran instituciones para asistir a los más vulnerables, surgen y crecen merenderos y comedores en los asentamientos de la ciudad. “Nosotros ya lo estamos armando”, aseguró.

Así es como a medida que pasan los días y los meses, la última toma nacida en Cipolletti va consolidando sus bases para ser algún día lo más parecido a un barrio. Al menos, esa es la voluntad de sus vecinos, pese a la negativa municipal de urbanizar esas tierras porque son rurales.

En el lugar esperan avanzar la negociación con el propietario de las tierras para ver cómo continuar. Desde ya, las familias que ocupan casi 17 hectáreas de chacra quieren permanecer allí y comprar. Incluso el dueño le manifestó al fiscal Gustavo Herrera su deseo de negociar.

“Nosotros queremos negociar, más allá de lo que diga el intendente sobre la urbanización. Necesitamos blanquear la situación de todos los que viven acá, gente que no pudo acceder nunca a un pedazo de tierra. Vamos a tratar de comprar los lotes y seguir avanzando con la regularización”, concluyó el vecinalista.

“Vamos a arrancar con una copa de leche, pero tenemos planes a futuro de poder hacer una fundación. Todo esto es a pulmón, gracias a la colaboración de los vecinos”. Víctor Nahuelpan. Integrante de la Junta Vecinal del nuevo asentamiento

33 asentamientos irregulares en la ciudad

Son los asentamientos relevados por el Registro Nacional de Barrios Populares. En Cipolletti hay 10 mil familias que viven en las tomas, sin acceso a los servicios básicos.

A pesar del rechazo del intendente Tortoriello a la urbanización en la zona, los vecinos quieren consolidarse y transformar el lugar en un barrio.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario