En La Cascada no abandonarán el plan para el loteo

A pesar del rechazo de Tortoriello, los vecinos quieren comprar las tierras.

A pesar de la negativa municipal, los vecinos de la toma La Cascada, ubicada en una chacra cercana al paraje Lalor, van a seguir adelante con el mismo plan: comprarle al dueño las tierras que ocuparon en una chacra de 17 hectáreas. Víctor Nahuelpan, uno de los referentes de la comisión vecinal, dijo ayer que todos están dispuestos a pagar, y en esa dirección se encaminan con el propietario. “La próxima semana nos vamos a reunir con él -Guillermo Scaglia- para llegar a un acuerdo”, adelantó.

Todos los vecinos ya están al tanto de las expresiones del intendente Aníbal Tortoriello, a favor de un desalojo: que no iba a aprobar ninguna venta en esas tierras urbanizando el predio.

“No nos asusta lo que diga Tortoriello, estamos tranquilos, porque estamos haciendo las cosas bien, y no nos afecta ni nos desanima. Nosotros vamos a seguir avanzando y cuando compremos los lotes vamos a pasar a ser un barrio”, sostuvo Nahuelpan.

Los doce integrantes de la comisión realizaron una asamblea para designar a un abogado que los represente en la negociación, mientras los trabajadores sociales del Municipio siguen adelante con un censo en la toma para identificar a todos sus ocupantes, ver qué ingresos tienen y cómo se compone cada familia. Hasta el viernes, el relevamiento estadístico no había concluido.

Nahuelpan anticipó que en los próximos días se reunirán con el propietario de las tierras para avanzar con la negociación. “Nosotros vamos a arreglar. El Municipio no tiene por qué meterse y solicitar el desalojo”, reiteró.

Lo único que espera es que la negociación que están dispuestos a iniciar no les lleve muchos años, como ha ocurrido en otras tomas, donde los vecinos siguen viviendo con conexiones precarias a los servicios de luz y agua, que ponen en riesgo sus vidas, y que en el invierno están obligados a calefaccionarse con leña.

De todas maneras, aseguró que nadie está dispuesto a irse del lugar, ni la Justicia ni el gobierno van a poder efectivizar un desalojo si en algún momento se llega a dar, porque más allá de la voluntad de permanecer allí, hay gente que avanzó mucho con la construcción de su vivienda. “¿Cómo sacás a una familia que hizo su platea y ya tiene su casa armada? No podés”, concluyó el vecinalista.

El intendente les bajó el pulgar

El dueño de las tierras aceptó negociar la venta de las tierras, en lugar de buscar el desalojo en la Justicia. Sin embargo, la Muni quiere poner obstáculos para evitar un resurgimiento de las usurpaciones. El intendente Aníbal Tortoriello aseguró que su compromiso es regularizar las tomas “preexistentes” a su gestión, pero no quiere saber nada con negociar el loteo de las nuevas. Según afirmó, la comuna no llevará los servicios al lugar.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario