En el Distrito reclaman lomos de burro para evitar las picadas

Desde que fue pavimentada la calle Saturnino Franco, muchos automovilistas circulan a alta velocidad en el principal acceso al barrio.

En mayo de 2018, el intendente Aníbal Tortoriello inauguró el asfalto de la calle Saturnino Franco, en el tramo clave que vincula Circunvalación Perón y el Distrito Vecinal Noreste. La pavimentación del sector facilitó mucho el tránsito pero, a la vez, parece haber perturbado la seguridad de los vecinos. Es que nunca falta el automovilista que pasa a toda velocidad.

“Necesitamos reductores de velocidad”, reclamó el vecino del DVN, Juan Romero. Se lo pidió una vez más al jefe comunal, con quien tuvo oportunidad de hablar del tema en varias ocasiones, incluso cuando inauguró un transformador de energía eléctrica. “Son tres kilómetros de una recta que está al ingreso del DVN y donde los autos pasan a 100, 120 kilómetros por hora”, reiteró.

Te puede interesar...

Hasta el momento no tuvieron respuesta a sus reclamos, pero insisten en que algún funcionario se haga eco y disponga, al menos, un reductor de velocidad.

La obra de pavimentación costó más de 22 millones de pesos, pero en materia de seguridad vial, los vecinos del DVN advierten que hacen falta carteles que limiten la velocidad. Los que hay, indicó Romero, indican lomos de burro que no están hechos. “Es poco lo que pedimos, no creo que sea mucho gasto. Sólo es voluntad de colocarlo, en un rato lo pueden hacer”, consideró.

En teoría, el único reductor que pusieron es el que está en cercanías a la sede de Servicios Públicos, en el Parque Industrial, y los vecinos del DVN están reclamando uno en el ingreso de su barrio. “Nosotros estamos pagando nuestros impuestos, 108 mil pesos nos salió a cada frentista el asfalto”, concluyó.

LEÉ MÁS

Esta semana se esperan tormentas y viento en el Alto Valle

Desesperada búsqueda de un abuelo roquense

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario