El clima en Cipolletti

icon
Temp
43% Hum
LMCipolletti muerte

El miedo de jugar al fútbol con la muerte acechando en los torneos amateurs

Tras las dos tragedias consecutivas, no pocos jugadores de la zona se encuentran ante una compleja encrucijada. Pese a la psicosis, conviene siempre el equilibrio, los controles y sincerarse con uno mismo. Aún así, el finde no debió jugarse por duelo y respeto.

Pasión y drama, desde hace dos fines de semana, conviven en un mismo ámbito, los tan populares torneos amateurs de la región.

Es que en medio de goles, firuletes, patadones y gambetas, irrumpió violentamente el más inesperado, letal y temido adversario para todos los entusiastas equipos: la muerte.

Te puede interesar...

Al trágico fallecimiento de Gerardo Matías Becher en el certamen comercial Don Pedro, se le sumó el deceso de Pablo Pérez, quien se infartó tras intervenir en un encuentro correspondiente a la Superliga del Valle.

Ambos escalofriantes episodios, con apenas siete días de diferencia, encendieron las alarmas. Los últimos dos sábados se tiñeron de luto en la región y hay alerta roja en torno a los tan aguardados picaditos del fin de semana con amigos y por los puntos.

Y al mismo tiempo que se reavivan los debates e interrogantes de cara al futuro inmediato (también sobre los efectos de las vacunas y secuelas del Covid), a no pocos jugadores se les presenta un gran dilema y se sienten en medio de una compleja encrucijada. El temor a ser la próxima víctima existe y entonces ¿jugar o no?, asumir ese supuesto riesgo o desistir de lo que más les gusta es la pregunta del millón.

image.png

Sumado a que los seres queridos les hacen “la cabeza” y aconsejan realizar una pausa hasta tanto no se efectúen nuevos controles físicos y todo vuelva a la normalidad en la competencia.

Como siempre en la vida, los extremos no son aconsejables y conviene ser equilibrados. Tampoco es que se va a la guerra y en la conciencia de cada uno y los cuidados previos parece estar la clave más allá de la inevitable psicosis.

Eso sí: el sábado el equipo de la primera víctima pospuso su compromiso. En verdad, desde la modesta mirada de quien escribe, nadie debió haber jugado, ya sea por duelo o por respeto. Ahí quizás le faltó lucidez a la organización y ¿solidaridad a los muchachos? Parar la pelota. ¿Y ahora..?

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario