El hecho involucró, alrededor de las 8, a una casa del asentamiento Los Sauces, ubicado al sur de Ruta 22. En la desgracia, por lo menos no hubo que lamentar víctimas fatales. Es que en la edificación vivían ocho personas. Se trata de un grupo familiar integrado por una madre sola y sus siete hijos. Solamente el mayor de estos se encontraba en el lugar cuando ocurrió el siniestro, ya que la madre había ido al trabajo y algunos de sus otros chicos habían partido el domingo a pasar el Día del Padre con su progenitor en Cutral Co, donde se habían quedado, y otros estaban con un tío.

El humo y la fuerte temperatura de las llamas hicieron despertar al muchacho, que atinó a escapar, en medio de la desesperación de ver al fuego arrasar con las pertenencias familiares y dañar la estructura de ladrillos de las paredes. Las chapas del techo quedaron inutilizables por completo. El joven quedó vestido sólo con unas bermudas, en cuero y sin calzado. Al parecer, el incendio se produjo al arder una zapatilla de electricidad, en la que estaban enchufados dos o tres cables de caloventores, encendidos para paliar las bajas temperaturas.

El gremio Sitramuci inició una campaña para ayudar a la madre damnificada, llamada Vanesa Rodríguez, placera del área de Servicios Públicos de la comuna. Ya se la proveyó de ropa y alimentos y se reunirá todo lo necesario para que pueda rehacer su vida y la de sus afligidos hijos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario