El frío pega en el bolsillo

Poner en buenas condiciones un calefactor cuesta unos $650.

El otoño venía con temperaturas primaverales, hasta que de pronto se convirtió en invierno. Días nublados y noches frías les recordaron a muchos vecinos que había que poner en condiciones los calefactores, tarea que para aquellos que no tienen conocimientos o herramientas puede costar unos 650 pesos. En los casos en los que se necesiten arreglos o instalaciones, el costo se dispara hasta los 4500 pesos.

Aunque muchos vecinos “meten mano” para ahorrar dinero, desde Camuzzi recordaron que es obligatorio recurrir a gasistas matriculados y que una instalación mal hecha puede derivar en la quita del medidor.

El trabajo más común es la limpieza y puesta a punto de los equipos. Según indicó a LM Cipolletti el gasista matriculado Juan Carlos Castillo, las tarifas se manejan a través de un catálogo de precios emitido por la Federación de Gasistas de Río Negro y Neuquén, aunque pueden “hacer precio”. Una limpieza y puesta en condiciones cuesta $650 sin materiales, pese a que la revista recomienda cobrar $850. Si está rota la termocupla o se necesita instalar caños, el valor se incrementa.

$4500 es el costo que puede tener la instalación de un equipo

La instalación de un equipo nuevo del tipo TVU cuesta alrededor de $4500, y un tiro balanceado $3600. Muchas veces se necesita romper las paredes para instalar cañerías, y eso encarece los costos”, explicó Castillo.

El arreglo más común es el cambio de la termocupla. Según comentó Castillo este trabajo puede costar en un equipo tradicional $850 sólo de mano de obra. “Es la época y tenemos mucho trabajo. En nuestro caso estamos trabajando de 7 a 19”, comentó.

Francisco Castro, otro gasista cipoleño, comentó a este diario que el trabajo mínimo, como la limpieza y puesta a punto, lo cobra $800. “Ese es el trabajo mínimo para dejar funcionando un calefactor. Por lo general el viento en la zona complica el funcionamiento y rompe la termocupla. Esa reparación cuesta también $800 más los materiales”, comentó.

Prevención

Los profesionales están matriculados y son los únicos que están autorizados por la prestadora del servicio (Camuzzi) a manipular conexiones de gas y equipos. “El gas no es joda. Con el agua podés equivocarte y más que una pérdida no sufrís, pero la pérdida de gas o de monóxido te puede matar. Es un trabajo muy serio, y debe hacerse con responsabilidad y experiencia”, dijo Castillo. Agregó que la empresa cambió las normas y ahora obliga a que los ambientes tengan buena ventilación, y esto puede ser considerado como un fundamento para clausurar la red.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario