El Estado se acerca a los asentamientos

Funcionarios de tres reparticiones públicas nacionales cumplieron actividades para la lucha contra las adicciones y la regularización de barrios.

Funcionarios de la Sedronar, del Registro Nacional de Barrios Populares (Renabap) y de la Administración Nacional de Seguridad Social (Anses) estuvieron ayer en la ciudad para cumplir con misiones específicas relacionadas, por un lado, con el tratamiento y prevención de los consumos problemáticos de droga y alcohol y, por el otro, con mejoras para los habitantes de los asentamientos y barrios irregulares.

Los representantes de la Sedronar estuvieron en la casa de la Red Puentes, ubicada en el barrio Anai Mapu, para observar el funcionamiento y las actividades cotidianas que allí se desarrollan.

En el lugar se vienen concretando diversas iniciativas para atender sobre todo las necesidades de contención de los jóvenes. La iniciativa ha sido impulsada por el Movimiento Popular La Dignidad y hasta ahora ha tenido una repercusión favorable.

Sin embargo, la labor efectuada ha sufrido el impacto que causó el asesinato de Sebastián Sapuri, de apenas de 18 años, a manos de personas vinculadas al mundo de los narcos. El muchacho asistía a la Red Puentes y su muerte pudo haber sido una advertencia.

Además, la casa del Mapu ha sido objeto de ataques y saqueos que también resultan muy sospechosos. Pese a ello, la institución sigue funcionando y sin reparos. Tal situación habría sido comprobada ayer durante la visita de la Sedronar.

En cuanto a los funcionarios del Renabap y la Anses, ayer estuvieron trabajando en el Barrio Obrero A para seguir con la entrega de certificados de vivienda a pobladores de distintos asentamientos.

Fueron muchas las personas que se acercaron a cumplir con la tramitación, indicaron desde el MPLD. Con el documento que se reparte, los vecinos pueden acceder a mejores servicios y tienen más posibilidades para diversas gestiones administrativas. Las labores se extenderán hasta el viernes, en el horario de 9 a 14.

En Cipolletti más de 10.000 familias viven en tomas, por lo que urge mejorar y dar respuesta a sus necesidades más imperiosas. Los reclamos se vienen formulando desde hace muchos años.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario