El Ejecutivo prevé un proyecto propio para las bibliotecas

No comparten la iniciativa de la titular del Deliberante, Marisa Lazzaretti.

Al intendente Aníbal Tortoriello no le gusta el proyecto de ordenanza sobre las bibliotecas que impulsa la titular del Concejo Deliberante, Marisa Lazzaretti. Y a tal punto no lo comparte que, de resultar reelegido jefe comunal el domingo, propondrá otra iniciativa para recaudar fondos para las instituciones del sector en Cipolletti.

El jefe comunal le transmitió esta postura hace unos días al presidente de la Biblioteca Popular Bernardino Rivadavia, Franco Ávila Gross, quien tampoco está de acuerdo con el texto elaborado por la concejal. El referente de la actividad bibliotecaria habló de la charla y dijo que se necesita una normativa más específica y que garantice que los aportes de los contribuyentes lleguen sin mucha burocracia ni tramitación a las entidades.

Te puede interesar...

La discusión sobre la ordenanza se ha prolongado en el CD y se demora con ello la satisfacción de la necesidad de fondos que padecen las bibliotecas. Por ello, Tortoriello le dijo también a Ávila Gross que presentaran cuanto antes un pedido de subsidio al Municipio, lo que ya se formuló desde la Rivadavia.

El dirigente manifestó ayer que el proyecto de Lazzaretti “está concebido como para otra época, no para esta”, y sostuvo que la creación de una dirección municipal para el sector podría traer aparejada una “mayor burocracia”, que lejos de agilizar los vínculos de la comuna con las instituciones, dificulte aún más las relaciones y los propósitos para los que fue concebida. Tortoriello compartiría este diagnóstico de la propuesta.

“Lo que necesitamos son los fondos que se venían recaudando con la anterior ordenanza”, indicó pero con una actualización y mejora de los valores, ya que lo que se venía distribuyendo hasta agosto del año pasado era muy poco. En el caso de la Rivadavia, apenas $2000, cuando solamente sus costos fijos rondan los $12.000.

Una tramitación muy prolongada

Empantanado

En la actualidad, la propuesta bibliotecaria de la edil Lazzaretti se mantiene en comisiones del Deliberante. La propia autora ha expresado a sus colegas la intención de introducir cambios y se aguarda saber en qué consistirán finalmente.

Sin un peso

El Municipio otorgó a fines del año pasado un subsidio especial a las bibliotecas ante la caída de la ordenanza anual que regulaba la recaudación de fondos de los contribuyentes. Desde entonces hasta la actualidad, las entidades no han percibido ni un peso.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario