El dueño de Obrero A amenaza con otra denuncia

Carlos Romero analiza demandar al Municipio y a la Provincia.

El propietario de las tierras del asentamiento Barrio Obrero A, Carlos Romero, le reclamó al juez Alejandro Cabral y Vedia, quien tramitó la causa por la ocupación, que se expida en relación con el desalojo que había ordenado y que no se llevó a la práctica. Le reclamó que, al menos, dé explicaciones sobre las razones por las que no se ha cumplido la sentencia, a los efectos de continuar con su demanda, esta vez en contra del Municipio por ser la institución que efectuó la solicitud de expropiación del predio, aprobada después por la Legislatura de Río Negro.

Romero le recordó al hoy juez de la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial y de Minería que ya han pasado cinco años del fallo que impulsaba el desalojo, el cual fue ratificado después por el Superior Tribunal de Justicia de Río Negro el 28 de agosto de 2013. La determinación fue notificada “a las partes” pero “aún no se ha llevado a cabo el cumplimiento”.

El propietario precisó que oportunamente se elevó “un escrito solicitando las razones por tal incumplimiento”, el que “no ha sido contestado” y tanto Nación, la Provincia y el Municipio no han aportado “nada” para lograr “el retiro voluntario del lugar o el pago de la tierra usurpada y tomada”. A la fecha, “no hemos sido llamados a ninguna reunión para negociar la compra de nuestro bien usurpado”, cuestionó.

Romero le dice al juez que “sabemos que usted habla por el expediente” pero le espeta: “¿sabe qué? No lo escuchamos”. Por eso, le solicitó que “se expida o dé las razones por la que su propia sentencia no se cumple, a los efectos de dar por terminada esta instancia y poder continuar con nuestra demanda al Estado municipal por ser éste el titular del pedido de expropiación y que fuera aprobado por el Estado provincial”. El texto lo firma como propietario y apoderado del predio de la toma.

La toma Barrio Obrero A ya tiene 9 años de existencia y desde sus comienzos no han cesado los reclamos del propietario, quien ha sido rechazado como tal por los ocupantes, encabezados por Lilia Calderón. “Todas las resoluciones judiciales reconocen que soy propietario”, enfatizó tajante Romero, consultado ayer tras conocerse su posicionamiento público.

Manifestó su intención de hacerle un juicio no solamente a la comuna sino también a la provincia, por lo actuado en el proceso que concluyó con la expropiación. En este contexto, cuestionó a las autoridades del Municipio de no haberse comunicado con él para dialogar sobre la situación y conocer qué valores manejan para las tierras del asentamiento.

Expresó su desazón y desagrado por el tiempo transcurrido sin que se haya podido materializar su pedido de justicia y por los perjuicios que esto le ha reportado. Por otro lado, destacó que los años, la inflación y la suba del dólar han valorizado más sus tierras.

“Esperamos una respuesta de la Justicia. Ha pasado mucho tiempo. Queremos saber qué paso con la sentencia. Luego vamos a hacer juicio al Municipio y a Provincia”. Carlos Romero, propietario y apoderado de las tierras del Barrio Obrero A

Gran extensión, mucho dinero

Larga espera

Son 14 las hectáreas que reclama Carlos Romero. La ocupación de sus tierras tuvo lugar en abril de 2009. En la actualidad, el Barrio Obrero A está habitado por cientos de familias.

Varios millones

El dueño de una chacra vecina al Barrio Obrero A vendió el año pasado para loteos 6 hectáreas, a razón de 1,5 millones por hectárea. Ahora, inflación y dólar de por medio, Romero prefiere no aventurar montos por su predio.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario