El crimen del comerciante Alonso aún es un misterio

A poco de cumplirse cuatro meses, no hay detenidos por el hecho.

A más de tres meses del asesinato a balazos del comerciante cipoleño Alberto Benjamín Alonso en plena calle, todavía no hay detenidos por el hecho y en la medida en que el tiempo se dilate, será más complicado dar con los autores. El hecho que tuvo lugar a fines de septiembre podría seguir el mismo derrotero que otros crímenes ocurridos en esta ciudad y Fernández Oro, que quedaron impunes.

Más allá de que el ataque contra Alonso se produjo muy cerca del centro, frente a su casa ubicada en calle Uspallata, los investigadores no pudieron encontrar demasiados elementos concretos sobre los autores y sólo se pudo trabajar con un aporte de la propia víctima que, durante su agonía, habría mencionado a una persona en bicicleta.

Te puede interesar...

Alonso, de 62 años, fue sorprendido cuando había salido al exterior de su vivienda, en calle Uspallata, casi O’Higgins. Recibió un disparo a quemarropa que le impactó en el abdomen; tras varios días de permanecer internado en la terapia intensiva del hospital Pedro Moguillansky, falleció.

A partir de ahí, el Ministerio Público Fiscal de Cipolletti, con el auxilio de la Brigada de Investigaciones, buscaron avanzar en la identificación de los posibles autores aunque sin demasiada suerte.

Entre las hipótesis se apuntó a las relaciones comerciales de Alonso, quien se dedicaba a la compraventa de vehículos y en algún momento estuvo vinculado con los Montecino, destacaron fuentes cercanas a la causa.

Uno de los autoparques que había administrado Alonso estaba ubicado sobre Toschi y con anterioridad, habría sido manejado por los Montecino. En ese sitio, la fiscalía cipoleña hizo años atrás un procedimiento en el marco de una causa por estafas con vehículos.

De igual modo, a poco de cumplirse cuatro meses del ataque contra Alonso, no hay elementos que puedan indicar un posible ajuste de cuentas u otra motivación, y se espera que tras la feria judicial surjan novedades en cuanto a medidas que disponga el fiscal interviniente.

La familia Alonso vivió en poco tiempo dos hechos dramáticos: el crimen del comerciante y la muerte de uno de sus hijos en un choque sobre la Ruta Nacional 22, cuando conducía una moto.

Hay varios homicidios sin asesinos tras las rejas

Más allá de los hechos resonantes ocurridos en Cipolletti y Fernández Oro que siguen impunes, hay otra larga lista de crímenes sin resolver o que llegaron a juicio oral y los autores fueron absueltos.

Uno de los casos más emblemáticos que nunca tuvo una resolución ocurrió en el barrio del Trabajo, donde Vicente y su hija Estela Morales fueron cruelmente asesinados.

El doble homicidio, ocurrido el 24 de septiembre de 2012, nunca tuvo detenidos y sólo hubo sospechosos pero los investigadores se vieron frustrados a la hora de conseguir pruebas incriminantes.

Otro hecho que no tuvo avances y que sigue impune es el asesinato de Eliberto “Tilo” Bustos, quien fue baleado mortalmente en el camino La Falda cuando circulaba en una moto. Este crimen se produjo en febrero de 2015.

Tampoco fueron llevados a la cárcel los autores del homicidio del trabajador Juan Campos Cofré, quien fue baleado en el Paraje Lalor y agonizó durante casi un mes en el hospital cipoleño.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario