El Concejo debate quién le pone el precio al boleto

Ingresó el proyecto del Ejecutivo para eliminar la discusión legislativa.

El pedido de aumento de la tarifa del servicio de transporte urbano derivó en una discusión más delicada en la que el Deliberante tendrá que resolver si defiende sus atribuciones de fijar el valor o se la entrega al Ejecutivo, ya que el intendente Aníbal Tortoriello presentó un proyecto para poder actualizar los valores vía resolución.

El proyecto fue ingresado ayer formalmente a la comisión de Gobierno y avanzará en forma paralela al análisis de un posible segundo aumento del boleto antes de fin del 2018.

Te puede interesar...

Fijar las tarifas de los servicios públicos y las tasas era potestad exclusiva del Poder Legislativo hasta el inicio de la gestión de Tortoriello. Sin embargo, tras una revisión del costo del servicio de taxis, el Ejecutivo logró que los concejales cedan esa facultad y desde entonces la tarifa de taxis es acordada por el Ejecutivo y los propietarios sin la necesidad de una ordenanza.

Ahora, el Municipio hizo el mismo planteo, asegurando que el contrato de concesión lo permite y busca que los concejales ya no discutan los aumentos. La iniciativa generó gran polémica por el contexto en el que fue presentada: la empresa a cargo del servicio, Pehuenche, acusó a los ediles de “poner palos en la rueda” y hasta una concejal intentó presionar a sus pares en busca de una aprobación exprés del tarifazo. Marcela Linhardo, quien además de concejal es funcionaria del Ejecutivo, amenazó con demandar a la presidenta del Legislativo, María Elisa Lazzaretti, acusándola de demorar la discusión.

Si prospera la iniciativa, los concejales ya no tendrán voz ni voto sobre el sistema de transporte.

La suba del boleto aún no llegó a votación y ahora todo depende de la voluntad de los concejales, que incluso podrían aprobar un aumento inferior al pretendido y luego dar vía libre al Ejecutivo para establecer el costo del boleto único y el abono estudiantil en el futuro.

En principio, el oficialismo no tenía los votos para llevar el boleto a 21 pesos sin pagar un alto costo político. Con tres votos en contra casi asegurados, depende del doble voto de Lazzaretti para inclinar la balanza.

En el medio del debate, volvieron a surgir críticas a la calidad del servicio que brinda la empresa a los cipoleños y por la falta de sanciones del Municipio a distintos incumplimientos. Esas cuestiones no tendrían eco de prosperar el proyecto impulsado por Tortoriello para cambiar la metodología.

Las quejas e internas detrás del polémico plan

Como en cada discusión por un aumento tarifario, Pehuenche mete presión. Desde la empresa aseguran que el servicio es deficitario y acusaron al Concejo de “poner piedras” en el camino al “demorar” los tarifazos.

Las últimas ordenanzas de aumento salieron con fuerte polémica interna en el Concejo, obligando a la presidenta del cuerpo a usar su doble voto para salvar los proyectos de incremento remitidos desde el Ejecutivo.

En los últimos debates, los concejales impusieron a Pehuenche nuevas exigencias para el servicio, como boletos electrónicos y más bocas de expendio. Con este plan, los aumentos no tendrían condiciones.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario