El caso de bullying en la 264 comenzó en primer grado

Los nenes ya van a quinto, y 21 dejaron de ir a clases por las agresiones y la falta de respuestas.

Los padres de 21 alumnos de un quinto grado de la Escuela 264 se pusieron de acuerdo y tomaron la firme determinación de no mandar a sus hijos a clase hasta que las autoridades ofrezcan una respuesta al conflicto que suscita el maltrato de un compañerito hacia el resto.

“Es lamentable llegar a esta situación, esto nunca debería haber pasado. Esto es viejo, no es de ahora. Desde primer grado que estamos haciendo reclamos y nadie hace nada, ni por este chico ni por nuestros hijos. La dirección hace tiempo que tendría que haber hecho algo para que este niño reciba contención”, expresó Daniela, una de las mamás afectadas, en diálogo con LM Cipolletti.

Te puede interesar...

La problemática sin resolución es grave no solo por el tiempo transcurrido sino porque los padres que llevan adelante el reclamo observan que las conductas del niño que tiene a mal traer a sus hijos son cada vez agresivas. No lo culpan a él, porque entienden que es una víctima de su entorno familiar y estiman que algo grave le debe estar pasando para que se vincule de la manera que lo hace con sus compañeros. Pero estos padres se sienten tan abandonados como él por el sistema educativo. “Nadie hace nada, ni por él ni por nosotros”, dijo Daniela.

Algunos padres llegaron al extremo de pedir la expulsión del chico porque las agresiones son reiteradas y cada vez más graves. Otros, como Daniela, no quieren eso para el niño, porque tiene 10 años, también es víctima y se lo puede rescatar. “No todos pensamos igual, yo quisiera que reciba asistencia psicológica y haya un seguimiento; que lo puedan ayudar y nuestros hijos vayan tranquilos, sin miedo, a la escuela”, advirtió Daniela.

Uno de los primeros indicios que notaron algunos padres de la institución fue que sus pequeños llegaban a la casa con los pantalones mojados. Al indagar un poco, supieron que no querían ir al baño de la escuela –de jornada extendida- porque les daba miedo ya que un compañerito tenía la costumbre de encerrarlos.

Cuando comenzaron a investigar un poco más, descubrieron que también los golpeaba y amenazaba, y que no eran hechos aislados. Dicen que a un nene lo tiró de un escenario, que a otros les pone la traba para que se caigan y los patea en el piso, o les tira una bolita a la cabeza y los deja con moretones. No saben por qué lo hace, pero claramente advierten que algo le está pasando. “Estamos muy preocupados, cada vez está más agresivo”, comentó Daniela.

Los padres tendrán mañana una reunión con las autoridades en la escuela, en la que esperan recibir una respuesta. “Esperemos que la mamá de este chico asista porque nunca va a las reuniones, que reciba ayuda y contención, y nuestros hijos vuelvan tranquilos a la escuela”, cerró la mujer consultada por el conjunto de padres que tomaron la decisión de no mandarlos más a clases.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario