Dicen que el hospital viejo fue copado por fantasmas

Viejas con túnicas, sombras y hasta un coro infantil nutren el mito.

Comentarios de pasillo, conversaciones de taxi, secreto a voces y otro mito urbano que se suma a la historia de la ciudad. No es la primera vez que presencias misteriosas invaden o se resisten a abandonar los inmensos y laberínticos edificios de hospitales cuyas anécdotas, silencios y salas vacías inquietan y le erizan la piel a más de uno. Al parecer, en el viejo hospital, ubicado en la esquina de Fernández Oro y Sáenz Peña, hay espíritus que se cuelan por las paredes para hacerse sentir.

El caso más reciente sucedió hace unos veinte días. Una mañana como cualquier otra, dos niños aguardan que su mamá saliera del control de su hermanita bebé. De pronto, el canto de un grupo de chicos llama su atención y curiosidad. Intentaron acercarse al lugar de donde provenían las voces pero fue inútil, no estaban en ninguna parte. “Escucharon un coro infantil y una compañera nuestra que estaba haciendo limpieza ahí, también lo sintió. Los nenes fueron a fijarse detrás de una mampara”, contó una trabajadora del centro de salud.

Sin embargo, este no fue el único acontecimiento escalofriante dentro del viejo hospital, que comenzó a funcionar como un centro de atención ambulatoria a partir del 2005, cuando se inauguró el nuevo complejo en Naciones Unidad y Venezuela. Según cuentan empleados y pacientes, comenzaron a percibir llantos de bebés y de personas mayores; e incluso algunos aseguran que fueron testigos del paso de entes.

Uno de los sucesos más célebres y frecuentes es el de una anciana que camina con una túnica blanca similar a las que se usan en interacción. Una de las trabajadoras que dialogó con LM Cipolletti comentó que unos niños que esperaban para ser atendidos en el área de kinesiología vieron en la otra punta de la sala a una señora mayor de camisón sentada en un banco. “A veces aparecía en el fondo del pasillo”, señaló y acotó: “Los comentarios existen y los pacientes que estaban dicen que la vieron. Estas situaciones siempre pasaron, que se abren puertas, que se cierran, está dentro del folclore del hospital”.

Otra mujer que forma parte de la institución hace más de 20 años añadió: “He trabajado de noche y personalmente nunca me encontré con nada, pero sí escuché comentarios incluso en el hospital nuevo. La gente, compañeros, pacientes dicen que aparecen sombras en las noches o entes”.

Como Pedro por su casa

Son habitués de los centros de salud

Las intrigantes anécdotas del viejo hospital de Cipolletti suman un nuevo capítulo a las tétricas leyendas que se tejen entre los muros donde conviven la vida y la muerte. Esta semana, enfermeros del Hospital de Niños de Rosario subieron a las redes un video en el que muestran cómo un globo rojo se mueve solo por una de las galerías. Mientras que hace unos años, en el Hospital Rawson, trabajadores aseguraron que el fantasma de una enfermera que se suicidó paseaba de noche por el edificio. Además, las puertas se abrían solas y se caían estanterías.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario