Detectan irregularidades en el informe de un preso que pidió salida anticipada

El juez cipoleño negó la salida porque dice que es un peligro para la sociedad.

Un cipoleño que se encuentra preso en Roca solicitó la libertad asistida pero la Justicia se lo negó tras encontrar graves irregularidades en los informes penitenciarios. Aseguran que la libertad del joven es poner en riesgo a la sociedad.

Se trata de Fabio Hernández quien cumple una pena de dos años y tres meses de prisión en la cárcel de Roca. La Defensa pública solicitó la libertad asistida del condenado, un beneficio contemplado dentro de la ley de Ejecución penal que se aplica a todos los condenados por delitos penales. Se trata de un pedido de libertad desde los seis meses antes del agotamiento de la pena.

Te puede interesar...

Según informaron desde la Justicia, la norma le permite al juez de ejecución denegar el beneficio cuando considere, por resolución fundada, que la libertad “puede constituir un grave riesgo para el condenado o para la sociedad”.

Hernández recibió en noviembre del 2017 una pena unificada de dos años y tres meses de prisión, y el juez de ejecución de Cipolletti Lucas Lizzi consideró que se encuentra latente “un grave riesgo para el condenado, la víctima y la sociedad” por lo cual decidió denegar el pedido de salidas.

Expresaron que el preso presentó informes favorables de las áreas del penal, pero la fiscal Rita Lucia objetó que esas calificaciones no se habían efectuado conforme a la legislación ya que en este caso el Consejo Correccional del Establecimiento de Ejecución Penal N°2 realizó primero las reuniones y actas y luego los informes.

Al momento de rechazar el beneficio, el juez mencionó algunas irregularidades en la propuesta: “viene la propuesta de forma liviana, el área psicológica no habiendo hecho tratamiento vota favorable. Y es más grave aún, vota favorable para asistida, pero el informe pareciera incluso que se está refiriendo a otro beneficio, el de semilibertad, que en el informe dice que a pesar de su conducta trasgresora, tiene experiencia laboral como pintor y albañil”.

Además, ponderó la opinión de un psiquiatra quién dictaminó que el preso “tiene un trastorno antisocial de la personalidad, sin sentimiento de culpa o arrepentimiento”.

El profesional concluyó que “existe riesgo o peligrosidad para terceros”. Y el juez admitió que es evidente la “falta de tratamiento psicológico, y de hecho el área psicológica no informa qué tipo de tratamiento le han brindado. Que tampoco han visto el informe psicodiagnóstico que se le practicó al momento de incorporarlo al periodo de prueba. Que así, se da cuenta de un grave riesgo para el condenado, la víctima y la sociedad”.

Con esos argumentos rechazó la salida anticipada del condenado, quién agota pena el 15 de septiembre de 2019.

Fue condenado por un robo en el 12 de Septiembre

Hernández, en noviembre de 2017, recibió una pena unificada de dos años y tres meses de prisión. El último hecho en el que participó fue calificado como robo con escalamiento en grado de tentativa. Lo acusaron de ingresar, el 6 de noviembre de 2017, a una casa del barrio 12 de Septiembre de Cipolletti. Allí saltó un paredón de 1,80 metros, forzó una ventana y se apoderó de varios elementos de electrónica entre ellos una computadora portátil, una filmadora y una tablet. Fue detenido por la Policía en las inmediaciones. En la unificación también le achacaron otra causa por encubrimiento, ya que había recibido una mochila robada.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario