Denuncian un negocio inmobiliario en una toma

Se trata de La Cascada, ubicada en una chacra cerca del paraje Lalor.

Vecinos atemorizados denunciaron la maniobra fraudulenta, que en forma sistemática y con total impunidad, realizan los organizadores de un nuevo asentamiento que esconde su origen bajo la fachada de barrio La Cascada, muy cercano al paraje Lalor. En realidad, es una chacra usurpada, pero no se blanquea y varias de las familias que ingresan allí para acceder a un pedazo de tierra donde construir su casa lo hacen de buena fe, engañadas.

Porque han sido amenazadas no pueden revelar su identidad, y por la misma razón no se han animado a realizar una denuncia judicial. Sin embargo, bajo reserva y con capturas de Whatsapp, pueden dar cuenta de la extorsión y el engaño a los que se someten.

300 personas ya viven en el nuevo asentamiento. En las últimas semanas varias familias se sumaron a la toma, ocupando predios de 25 metros por 20. Sin embargo, muchos ya se tuvieron que ir debido a las constantes amenazas.

Dicen que realizan un trabajo de hormiga para meter la mano en los bolsillos de las familias con la limpieza del terreno, la colocación de un cerco, los postes, el cableado de luz y otras cosas. Algunas, en el mejor de los casos, ingresaron sin pagar un peso y luego tienen que hacerlo para dejar en condiciones el lugar y construir rápidamente una casilla, bajo amenazas de perderlo todo y quedarse fuera del barrio. Así logran estar un tiempo, hasta que encuentran la excusa perfecta para echarlos. Tal vez les devuelven parte del dinero, pero en general no logran recuperar la totalidad de lo que invirtieron.

Otras familias directamente han tenido que pagar $5 mil por un lote que había sido ocupado anteriormente por otros a quienes terminaron echando del lugar porque no cumplieron con alguno de los requisitos que se exigían. Luego, solicitan $700 para la limpieza del terreno, otros $750 para postearlo, y de a poco van sacándoles plata a todas las familias.

“Por más que sean nuevos, todas las familias están hace dos años, por si les preguntan y se filtra la información. Y somos todos de Cipolletti, por más que no sean de acá”, dijo un vecino, uno de los organizadores y portavoces del asentamiento.

“El que hoy no paga, se va”, dice una de las acusadas. Y más adelante acota en un whatsapp: “La casilla bien hecha, toda cerrada, es para este mes”. Uno de sus colaboradores también les advierte a los que son nuevos en el barrio que si comentan algo tienen que decir que están hace dos años allí, por más que estén recién llegados, y que son todos de Cipolletti. “Es lo que se tiene que filtrar por más que no sean de acá”, subraya.

Si bien el Municipio dice que el lugar no es estrictamente una nueva ocupación, sino que se trata de la incorporación de más familias a una superficie ya existente, el lugar no deja de ser una toma, y hacia el interior se teje un negocio de compraventa de terrenos totalmente fraudulento que se aprovecha de la necesidad real y parece funcionar muy bien a base de amenazas y aprietes.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario