El clima en Cipolletti

icon
17° Temp
62% Hum
LMCipolletti casa

"De esta casa me sacás muerta", le dijo su ex pareja

Hace siete años que el cipoleño Carlos Vignani espera que la Justicia remate la casa donde vive su ex pareja, en un barrio privado de esta ciudad.

Hace pocos días, la Justicia cipoleña sacó una sentencia para que la ex pareja del damnificado, quien se quedó con la casa, lo compense económicamente con un alquiler. Sin embargo, Carlos Alejandro Vignani, de 51 años, advirtió que es una burla lo que le quieren pagar, poco más de 400 mil pesos, en concepto de alquileres y por los últimos dos años.

Es que hace 7 años que está separado y, en realidad, lo que desde entonces reclama a la Justicia es que el inmueble se remate. Su ex pareja no quiso vender su parte a nadie y se quedó con todo. "De acá me sacás muerta", recordó que le dijo.

Te puede interesar...

Entonces él inició un juicio por la división de condominio y el Juzgado Civil N°3 resolvió el conflicto con un remate. Sin embargo, luego la Justicia no avanzó con ese trámite, porque las partes acordaron una venta privada que finalmente no sucedió. De nuevo, no se pusieron de acuerdo.

Vignani indicó que no hubo acuerdo con su ex pareja porque la mujer quería más dinero cada vez que tazaban la casa. "Y si no hay acuerdo, no pueden obligar a las partes a firmar una escritura de venta. La venta quedó fuera de discusión, hay que rematar y llevamos así siete años", expresó.

Mientras tanto, el demandante viene presentando certificados de la martillera para avanzar con el remate de la casa. "Pero la Justicia es lenta y cuando tiene que resolver ya caducaron", acotó.

Al respecto, desde el Juzgado Civil N°3 se indicó que "no hay ninguna demora y atraso". Las fuentes judiciales admitieron que hay un trámite en curso para subastar la casa, pero aclararon que si todavía no se llega a concretar es porque las partes no lograron resolver el conflicto.

"Se han designado martilleras, tasadores y otros peritos que son impugnados por la contraparte por supuesta falta de parcialidad y otras cuestiones. De ahí en adelante hay remociones de martilleras, cambio de abogados, impugnaciones, oposiciones a informes y temas procesales. El último movimiento del expediente es del 3 de noviembre con un mandamiento de constatación al inmueble. Es decir, hay un trámite de subasta en curso, aunque todavía sin resolución puesto que la martillera tiene que acreditar informes", se explicó.

En efecto, el demandante contó que en al menos tres oportunidades presentó certificados de la martillera para avanzar con el remate, los cuales caducaron. Ahora corrieron un poco el plazo por razones del Covid-19.

"Por qué hay que esperar 7 años para llegar a un remate; qué pasa acá, en el fondo, yo me pregunto, porque no se entiende realmente", se quejó.

El hombre expresó que aunque todos pierdan con un remate, lo que quiere es terminar de una vez con este asunto. "Yo no me quiero morir y tener un condominio con una persona con la cual ya no tengo nada que ver hace muchos años. Realmente no se entiende que la Justicia tarde tanto en desvincularme de mi ex pareja", advirtió.

La tranquilidad de La Falda fue alterada por la increíble persecución. (antonio spagnuolo)

Si el remate de la casa sale antes, podrá cobrar los alquileres a razón de $476.705. De lo contrario, la Justicia le embargará el dinero. Pero tampoco le representa una suma importante, en relación al valor de la casa y los años que lleva litigando. Tanto es así que apeló la sentencia que salió hace pocos días, por lo insignificante del monto y los años que le reconoce la jueza.

"Llevo gastados 2 millones en este proceso y la compensación que me da la jueza es de 400 mil", comparó.

Por eso, el hombre insiste con el remate para poner punto final a esta historia y tener paz. Sin embargo, hasta para el remate advirtió que hay problemas, ya que la jueza pondrá en venta una casa que hasta la fecha no fue desalojada. ¿Quién va a ofertar por una vivienda ocupada?, se preguntó.

En una de las últimas audiencias judiciales que tuvo el Juzgado Civil N°3, Vignani contó que la jueza le planteó que le regale la casa a su ex pareja porque el inmueble iba a ser rematado por dos pesos.

"Pero a mi no mi interesa regalarle nada a nadie ni que nadie me regale algo a mí. Yo lo que quiero es que se cumpla la ley. Mi ex pareja no quiso vender, entonces hay que rematar", enfatizó.

Estuvieron juntos 23 años. Pero no tuvieron hijos. Tampoco se casaron. Y compartieron una casa ubicada sobre calle Puerto Rico, en el barrio Solares de La Falda, de tres dormitorios, con pileta climatizada y parque.

Decidió hacer público su situación porque "después de 7 años ya no sé qué más hacer".

Y reclamó una vez más que la Justicia ejecute el remate. "Acá perdemos todos, nadie gana, pero yo quiero terminar con esto, no tengo por qué seguir atado a alguien porque si", concluyó.

Mientras tanto alquila una propiedad en la ciudad.

Desde el Juzgado Civil N°3 se advirtió que el remate se la casa se seguirá dilatando, en tanto las partes no se pongan de acuerdo.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario