El clima en Cipolletti

icon
22° Temp
46% Hum
LMCipolletti Las Grutas

Cuando baja la marea, llegan los flamencos a SAO

En la ría de San Antonio, las aves se adueñan del lugar para alimentarse y cautivan a los vecinos.

La ría de San Antonio Oeste, el brazo de mar que inunda periódicamente el norte de la localidad, es hogar de una multiplicidad de aves playeras que le añaden colorido y encanto al paisaje, de por sí fascinante por los constantes cambios que produce allí la marea.

Para admirarlos solo hay que acercarse a algunos de miradores de la costanera, en proximidades de una empresa pesquera. Suelen estar a pocos metros y, si no se los molesta, no se retiran.

Te puede interesar...

Gaviotas cocineras, ostreros, playeros patas amarillas, macas, cisnes y flamencos, entre otros, suelen poblar el cauce en busca de alimentos cuando se registra la bajamar y queda un desierto húmedo en el que abundan organismos adecuados para sus dietas.

Poca duda cabe de que estos últimos, los flamencos, son los que más deslumbran por su llamativo plumaje de color rosa, su porte de más de un metro, un peculiar comportamiento y, sobre todo, la cantidad de ejemplares que se pueden observar.

Vecinos de la “marea”, como se conoce al área costera, afirman que notan que es cada vez mayor el número de ejemplares y que últimamente han adoptado el hábito de acercarse más a la margen sur, donde se encuentra la zona urbana, mientras que antes los veían lejos, en el lado opuesto.

“Los tengo en el patio de mi casa como un fondo de pantalla”, se alegró Judith Sciuú, quien reside con su familia en el sector.

Para muchos, la bandada es una presencia familiar cotidiana que no deja de generar admiración. Mientras que los visitantes suelen quedar impresionados ante el increíble espectáculo que ofrece la naturaleza.

Poca información

La bióloga Patricia González, integrantes de la Fundación Inalafquen, indicó que hay poca información acerca de los flamencos de la ría. Suponen que proceden de algún sitio de reproducción, como una laguna cercana a Trelew u otra de La Pampa, donde construyen sus nidos de barro y crían a sus pichones, para luego buscar otros horizontes.

De todos modos, presumen que en SAO permanece una población compuesta por jóvenes y adultos jóvenes que no llegan al período reproductivo.

Como la bandada varía en número, observan que sus integrantes pueden pulular entre la salina del Gualicho, la Mar Grande y la playa denominada El Álamo cercana al extremo norte de Las Grutas.

González explicó que cuando se sienten acosados por las personas que se aproximan sin tomar conciencia de que los inquietan, se alejan con facilidad con sus largas patas o remontan vuelo.

Lo mismo sucede con los perros callejeros o mascotas que llegan acompañadas por sus dueños y los espantan con sus corridas y ladridos, una conducta que se debería modificar.

Su llamativa forma de alimentarse

Movimiento circular

A simple vista se puede observar en los flamencos una particularidad cuando se alimentan. Bajan su largo cuello, hunden el pico en el agua o el fango y mientras pisotean rapidito, dan vueltas en círculos.

La explicación

La bióloga Patricia González indicó que con los golpes de las patas revolucionan el barro y movilizan a los organismos que recogen con su pico cabeza abajo, con el que filtran los nutrientes alimenticios que necesitan.

LEÉ MÁS

El incendio no afectó la ocupación en Las Grutas

Piedras Coloradas, algo más que playas extensas

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario