El clima en Cipolletti

icon
20° Temp
15% Hum

Crisis: pese a la pandemia, siguen llegando los venezolanos

Un grupo de seis jóvenes arribó hace unos días a Cipolletti en búsqueda de trabajo y un nuevo hogar.

Seis jóvenes venezolanos, que arribaron meses atrás al país en busca de trabajo y de un nuevo hogar, están desde el jueves en Cipolletti, en donde quieren radicarse. Por ahora, permanecen en una vivienda prestada en un asentamiento del norte de la ciudad, donde están haciendo el aislamiento obligatorio que impone la lucha contra la pandemia.

El grupo entró al país por La Quiaca, provincia de Juyuy, en el límite con Bolivia. En su periplo por un lugar donde echar raíces, pasaron también por Colombia, Ecuador y Perú, sin poder lograr su propósito. Desde Jujuy, consiguieron llegar a Córdoba, donde pudieron quedarse un tiempo, pese a la pandemia y a las exigencias en materia de documentación laboral que les requerían.

Te puede interesar...

Al final, tras consumir sus ahorros y lo que habían podido ganar trabajando, decidieron marcharse y tuvieron un contacto telefónico con un connacional que reside en Cipolletti. Luego, haciendo dedo y "mochileando", como a ellos prefieren referirse a su modo de desplazamiento, llegaron a esta ciudad. Son una mujer, de 23 años, y cinco varones, entre ellos, un hermano que está por cumplir 24, y otros cuatro parientes de 18, 22, 23 y 24 años. Es decir, todos muy jóvenes.

El venezolano con el que se habían comunicado dejó de hacerlo cuando la joven le dijo que venían con ella cinco varones más. Al parecer, perdió interés. El hecho es que buscaron información en las redes sociales y supieron de la labor solidaria de Lilia Calderón, referente del Barrio Obrero y del Foro por la Tierra y la Vivienda. Ella los recibió, guardando los recaudos necesarios para evitar contagios de Covid-19, y les consiguió, en un asentamiento, un lugar provisorio donde vivir.

Referentes sanitarios ya están al tanto del caso y por eso los jóvenes están aislados, sin presentar síntomas de ningún tipo. En Bahía Blanca, a la joven del grupo le hicieron un hisopado y les controlaron la salud a los restantes. Pudieron concretar bien su viaje, entre otras cosas, porque en ninguna otra ciudad les permitieron el ingreso y solo transitaron por las rutas, caminando y "en aventón", gracias a la generosidad de camioneros que los mandaban atrás, al espacio donde llevan las cargas.

Así lo indicó Júnior Enrique Méndez Martínez, uno de los muchachos, quien refirió que su ya largo viaje lo emprendieron en procura de mejores horizontes económicos y que su intención es radicarse en Cipolletti y buscar trabajo de inmediato, ya que tienen oficios que saben hacer y desean ganarse el pan. Provienen de la ciudad de Acarigua, en el estado venezolano de Portuguesa, y ya cuentan con el permiso de radicación precaria para vivir en la Argentina.

Por el momento, tienen asegurados, además del alojamiento, la comida, que les brindan Dignidad Rebelde, la organización de Calderón, y los vecinos, como el aseo e higiene personal, a los que acceden en el baño de una instalación de la entidad popular. También les está dando una mano un venezolano que lleva ya un tiempo viviendo con su familia en Cipolletti.

-> Cruzaron el país sin problemas

La crisis venezolana generó en los últimos años una gran migración desde ese país y Argentina comenzó a recibirlos de a montones. Sin embargo, con la pandemia y las medidas restrictivas implementadas por la mayoría de los países en sus fronteras y también en la circulación interna, ese flujo se vio reducido al mínimo. Esto no impidió que grupos de ciudadanos de dicho país caribeño llegaran hasta la Argentina y, en particular, a Cipolletti. Fueron recibidos con los brazos abiertos, aunque generó algo de dudas la facilidad con la que lograron viajar, sin que los pararan en ningún cruce provincial. Tampoco llegaron en el mejor momento para buscar trabajo, ya que el desempleo aumentó este año.

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

6.7307692307692% Me interesa
18.269230769231% Me gusta
1.9230769230769% Me da igual
1.9230769230769% Me aburre
71.153846153846% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario