El clima en Cipolletti

icon
26° Temp
11% Hum
LMCipolletti Ferri

Crece sin control la población canina en la zona de Ferri

Cada vez son más numerosos los perros que se desplazan a su arbitrio por los distintos sectores de la barriada. Como resultante, las pulgas, garrapatas y la sarna ya son plagas de temer. Piden al Municipio más castraciones.

El crecimiento de la población canina en la zona de Ferri está sin control. Los canes sueltos, algunos pese a tener dueños y muchos más sin hogar, deambulan a sus anchas por los distintos sectores que componen la barriada pero principalmente por los asentamientos de las vías y las calles rurales de los alrededores.

El reclamo de los vecinos se dirige hacia una mayor presencia del Municipio a través de su plan de castración de perros y gatos. El quirófano móvil oficial se desplaza con poca frecuencia hasta el lugar y, cuando lo hace, las esterilizaciones que concreta no son muchas, todo lo contrario, con lo que resulta difícil hacer frente al fenómeno de la expansión del número de animales.

Te puede interesar...

Quien llamó la atención sobre el problema es la dirigente social Mónica Genen, quien, además de mantener en funcionamiento el comedor comunitario Ubuntu Ferri, se dedica a atender el drama de los perros sueltos y su elevado número, mayor cada vez.

La referente no pudo contener su preocupación ante un reciente posteo en redes sociales de la Fundación Patagónica para el Bienestar Animal (Funpabia) de Cipolletti, en que se observa a una perra en mal estado de salud y con varios cachorros. La escena de la imagen era de Ferri.

Y la inquietud e incluso la bronca de Genen no pueden ser menores teniendo en cuenta que desde hace tiempo viene denunciando la situación que se vive en la barriada, que integran Ferri Viejo, Nuevo Ferri, las 64 Viviendas, las tomas de las vías y una extensa zona rural aledaña.

Ayer, la dirigente manifestó que la cantidad de perros sueltos es ya un gran problema en los asentamientos que están junto a los rieles del viejo ferrocarril y en algunas chacras a las que personas desaprensivas van a arrojar perras recién paridas y cachorros.

Un efecto de la proliferación canina son las plagas de pulgas, garrapatas y sarna que se están observando y que afectan no solo a los animales sino que están complicando también a algunos hogares. Incluso hay pulgas en casas que no tienen perros. Y hay temor de que la sarna y las garrapatas parasiten a los humanos.

Ante todo esto, la única solución es que se incrementen las visitas del quirófano móvil del área de Zoonosis del Municipio, encargado de las castraciones, y se concreten una cantidad mayor de esterilizaciones, ya que las que se han hecho alguna vez son demasiado pocas para responder efectivamente a la situación. Solo así se empezará a poner límite al descontrol poblacional de los perros, algunos de los cuales ya muestran signos de volverse cimarrones y de unirse en jaurías.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario