El clima en Cipolletti

icon
20° Temp
36% Hum
LMCipolletti perros

Cuatro perros llevaron su ternura y su amor a pacientes del Hospital

Las mascotas viven en la guardería canina de la Isla Jordán y fueron seleccionadas para alegrarle el día a Ángel Parada, ex cuidador del refugio, quien se encuentra internado, en recuperación de una intervención quirúrgica.

El jueves fue un día muy especial para don Ángel Parada, el histórico cuidador de la guardería canina de la Isla Jordán, ya jubilado, quien se encuentra internado hace varias semanas en el Hospital. Allí, recibió la visita de cuatro de los perros que todavía sigue protegiendo en el lugar, los que con su presencia y afecto le ayudaron a levantar el ánimo mientras termina de reponerse y recuperar su salud.

La actividad fue autorizada por el nosocomio y se concretó en el acceso que da a la calle Naciones Unidas, para no afectar las reglas de seguridad sanitaria de rigor. El encuentro arrancó a las 11 y concluyó una hora y media después, tiempo durante el cual la efusión de alegría tanto del paciente como de sus animales no pudo ser más emotiva.

Te puede interesar...

Pero hay algo más. La facultativa responsable del área donde está internado Parada también permitió que participase un paciente que comparte habitación con el ex empleado municipal. Se trata de un joven llamado Fabián, que padece una dolencia de complejo tratamiento y que no tiene familiares en la ciudad. Para él, también fueron momentos de mucho sentimiento y más cuando pudo poner su mano en los perros que estaban tan contentos como él mismo por lo que estaba pasando.

La nueva muestra del intenso vínculo de amor que une a los seres humanos y a los perros tuvo lugar por iniciativa de la Fundación SOS Animal Cipolletti, cuya referente, María Acosta, participó del evento, junto con tres jóvenes de la organización, llamadas Karina, Brenda y Adela.

Perros Parada2.jpg

Don Parada tuvo un accidente, se rompió un hueso de la pierna y también se vio afectada su cadera. Lo tuvieron que intervenir quirúrgicamente y le pusieron dos tornillos para sanar la quebradura. El hecho ocurrió el 24 de octubre pasado y fue trasladado al Hospital para su tratamiento. A la fecha, todavía no puede caminar y para desplazarse debe usar una silla de ruedas.

El tiempo de reposo y encierro en el centro de salud lo tiene melancólico y algo malhumorado al ex cuidador. Y no es para menos, ya que está acostumbrado a la vida junto a sus canes, puesto que sigue viviendo en un tráiler en el predio del refugio de mascotas. Él aún vigila y atiende las necesidades de unos 40 canes alojados en el predio, de los cuales fueron elegidos Guerrero, Langosta, Pilcha Fría y Martita, una de sus preferidas, para llevarle su afecto.

Y funcionó, vaya sí funcionó. Fue una ocasión desbordante de sentimiento y de cariño compartido. Y, además, una prueba, como dijo Acosta, de que la terapia con animales es real y de efectos enormes y positivos para todos, como se comprobó también en el caso del joven Fabián. Como para que se repita.

Perros Parada3.jpg

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario