Condenaron a un rugbier racista por golpear brutalmente a un joven en un boliche por ser de otra clase social

El rugbier neuquino le quebró el peroné a piñas en el boliche Única, en 2015. El fiscal aseguró que le pegó por "pertenecer a otra clase social".

La Justicia cipoleña condenó a un joven por atacar brutalmente a otro en un boliche bailable. El hecho ocurrió en el 2015 en Única Bar, cuando golpeó a un joven y le provocó fractura de peroné. Deberá cumplir 100 horas de trabajo comunitario. El fiscal asegura que le pegó por “pertenecer a otra clase social”.

La agresión fue durante una fiesta organizada por el un equipo de Rugby de Neuquén, en el local ubicado en la esquina de Miguel Muñoz y Fernández Oro. El joven fue condenado a dos años de prisión en forma condicional, por lo que queda en libertad, y cien horas de trabajo comunitario. A cuatro amigos y compañeros de equipo que prestaron declaración en juicio e intentaron exculparlo se le iniciarán actuaciones por falso testimonio.

Te puede interesar...

La sentencia fue dictada ayer por la Cámara Primera en lo Criminal El fiscal de cámara, Gustavo Herrera, había considerado en sus alegatos que el joven debía ser declarado culpable por el delito de lesiones graves, por atacar sin mediar palabra y golpear en el rostro a un joven proveniente de una provincia del norte del país, para posteriormente hincarse sobre él y continuar golpeándolo.

El fiscal segura que se trató de un ataque racista

Como principales pruebas, además de las certificaciones médicas y la declaración de la propia víctima, resultó de importancia el reconocimiento físico en rueda de personas practicado por un integrante del área de seguridad del local bailable, quien fuera el encargado de detener la agresión y retirar al ahora condenado del lugar.

Los rugbiers mintieron para zafar y podrán ir a juicio

Respecto a la teoría defensista, según lo depuesto en los alegatos del defensor particular, Gustavo Palmieri, se centró en que el acusado a la hora del incidente (5 de la madrugada) no se encontraba en el boliche porque estaba asistiendo a un amigo a quien se estaba labrando un acta por una infracción de tránsito tres cuadras del lugar. Para asegurar el relato se convocó a cuatro amigos del agresor quienes intentaron acreditar lo sucedido, aunque la inspectora de tránsito dijo que eso ocurrió después de la agresión, pasada las 6 de la madrugada.

“Hemos probado que tanto el acusado como los testigos mencionados han mentido en juicio y vamos a iniciar actuaciones por falso testimonio contra los cuatro amigos del imputado”, dijo Herrera.

Asimismo, en cuanto al motivo de la agresión, el fiscal de cámara agregó que “el acusado agredió a la víctima porque pertenecía a otra clase social. No existe ninguna explicación que justifique el ataque porque no hubo un conflicto previo”.

En caso de no incumplir alguna de las pautas fijadas la condicionalidad de la pena podría ser revocada y el cumplimiento deberá ser de cumplimiento efectivo en un establecimiento de ejecución penal.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario