Condenan a banda narco, pero solo uno va preso

Operaban en distintos barrios y hasta tenían un vivero de cannabis.

Solo uno de los integrantes de una banda narco cipoleña permanecerá tras las rejas luego de un demorado proceso en la Justicia federal roquense. Los sospechosos habían sido atrapados por integrantes de la Delegación Toxicomanías de la Policía, que lograron desarticular una aceitada organización que manejaba dealers y transas en barrios como el Don Bosco, el Villarino y las 300 Viviendas.

De acuerdo con fuentes judiciales, el único condenado con prisión efectiva fue Omar Domingo Payllalef, de 56 años, quien deberá cumplir un castigo de 4 años, mientras que su pareja, de nombre Danitza, logró una pena en suspenso de tres años y la concreción de tareas comunitarias en establecimientos educativos.

Te puede interesar...

Después, otro hombre, de oficio tatuador, fue castigado con una pena similar a la de la mujer, de tipo condicional.

Los condenados fueron atrapados por Toxicomanías de Cipolletti el 1° de noviembre de 2017, durante una serie de procedimientos simultáneos en distintos puntos de la ciudad y en San Patricio del Chañar. En el caso de Cipolletti, el trabajo policial se concentró en un departamento de las 300 Viviendas y en un domicilio de calle Jorge Newbery al 1600. No hubo secuestros de una gran cantidad de droga y sí se pudo dar con elementos de prueba para establecer que la banda vendía marihuana y cocaína.

En la propiedad de calle Newbery, dieron con medio centenar de ravioles de cocaína y dinero en efectivo. Según las fuentes, uno de los dealers fue interceptado muy cerca de esa casa, con 35 envoltorios de cocaína ocultos entre su ropa.

Finalmente, otro de los procedimientos se desarrolló en la Isla Jordán, donde se encontró cocaína, un poco más de 300 gramos de marihuana y 24 plantines de cannabis sativa.

De esta forma, se avanzó con la imputación de tres mayores y dos menores.

Habían instalado una tienda en El Chañar

A la organización narco le iba muy bien en Cipolletti y por ese motivo, según fuentes policiales, pensaban administrar un local de ropa en la localidad neuquina de El Chañar. El trabajo de la Delegación Toxicomanías incluyó la propiedad de la vecina provincia, que tenía una importante inversión en materiales.

Uno de los condenados, de oficio tatuador, tiene domicilio en Neuquén capital y aunque no le impusieron una pena efectiva, deberá cumplir con varias pautas de conducta.

En el caso de los menores, que ya tienen 18 años, fueron absueltos.

A una mujer le imponen tareas en una escuela o jardín

El juicio contra los cipoleños se llevó a cabo bajo la forma abreviada y se vieron beneficiados por un cambio en la calificación legal porque, para la responsable del Ministerio Público Fiscal, no se probó que los detenidos formaran parte de una organización delictiva.

Por este motivo, uno de los hombres que había sido considerado cabecilla, Omar Payllalef, fue condenado por un delito menor como tenencia de estupefacientes con fines de comercialización. No se encuentra detenido en la actualidad y desde la defensa se requirió que a partir de enero empiece a cumplir el castigo.

“No se han colectado elementos de prueba que den cuenta de una actuación coordinada, con división de roles y funciones que respondan a un plan común”, indicó la fiscalía federal roquense, poniendo en duda la existencia de una banda.

En cuanto al castigo impuesto a la pareja de Payllalef, es de tipo condicional y desde la fiscalía se requirió que haga tareas comunitarias en una escuela o jardín de infantes durante un plazo de tres años y con una carga horaria de 10 horas mensuales.

El TOF roquense mostró su conformidad con la propuesta de las partes y confirmó las penas acordadas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario