Al presente está suspendida la aplicación de la ordenanza que prevé multas para los dueños de chacras ociosas pero se evalúa la posibilidad de introducirle modificaciones para adaptarla lo mejor posible a la complicada situación vigente. Son muchos los chacareros que ya no quieren ni pueden producir y que se han opuesto a cualquier tipo de gravámenes.

Sin embargo, el intendente Aníbal Tortoriello no descarta la alternativa de recuperar la iniciativa pero introduciéndole cambios para no afectar en forma indebida a aquellos propietarios que no pueden devolverlas a la producción. El jefe comunal se mostró en extremo cauto al hablar sobre la alternativa y no da nada por seguro por el momento.

De todos modos, destacó el propósito general de su gestión de defender las tierras rurales de Cipolletti e impedir que se destinen a rubros que no tienen relación alguna con la producción. “No permitiremos actividades ilegales”, enfatizó, en alusión a la proliferación de salones de fiesta, canchas de fútbol, loteos ilegales y radicación de empresas y comercios en sectores no habilitados.

Por su parte, el titular del Consorcio de Regantes, Eduardo Artero, se pronunció a favor de gravar las tierras rurales en estado de abandono pero teniendo en cuenta la realidad de aquellos productores afectados por la crisis frutícola que están impedidos de explotarlas económicamente en labores agrícolas. Sostuvo que estos chacareros deben ser diferenciados de los “especuladores” que han dejado abandonadas sus tierras para sacarle provecho en el negocio inmobiliario o vendiéndolas para usos ajenos a los productivos.

El referente puso de relieve los perjuicios que los predios sin laborar presentan para las plantaciones frutícolas y hortícolas y los daños que también ocasionan los emprendimientos que se destinan a loteos, canchas y empresas de diversa índole.

LEÉ MÁS

El Municipio busca redefinir el uso de las tierras rurales

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario