El clima en Cipolletti

icon
Temp
68% Hum

Comerciante sacó a golpes y empujones al motochorro que le quiso robar

La joven comerciante peleó con el motochorro para evitar que le robe la caja registradora del maxikiosco que está en la esquina de Urquiza y Don Bosco. Aún así le llevó su celular. Tuvo suerte de no salir herida. El ladrón estaba armado.

Una joven comerciante evitó a golpes y empujones que un ladrón en moto le robe la recaudación del día cuando ingresó al maxikiosco que está en la esquina de Urquiza y Don Bosco. Ella ofreció una tenaz resistencia y persiguió al motochorro hasta la calle. "Soltame loca de mierda", le dijo el delincuente. Y escapó junto a su cómplice.

Tuvo suerte de no resultar herida. El motochorro esgrimía un arma de fuego para amedrentarla y la encañonó cuando entró al comercio.

Te puede interesar...

Todo ocurrió el viernes, entre las 20.30 y las 21, pero recién trascendió públicamente este lunes. "Dame todo", le dijo el motochorro ni bien irrumpió en e kiosco. Hacía apenas unos segundos que se había retirado una clienta.

En diálogo con LMCipolletti, el dueño del comercio contó cómo fue la situación. "En ese momento se encontraba mi pareja, de 23 años, a quien la agarró con un arma de fuego y luego se dirigió hacia atrás para sacarle el celular que lo tenía cargando. Pero cuando se dio vuelta para robar la caja registradora, ella le pegó una piña en el casco de seguridad y comenzaron a forcejear", relató Maxi.

Fueron momentos de mucha adrenalina. Ella lo empujó, el motochorro salió del mostrador para huir corriendo, pero la joven comerciante lo tironeaba de la campera para que no escapara. El delincuente tenía en su poder su teléfono, aunque ya había evitado que se llevara la caja con el dinero.

Arma

"Salió a los gritos del comercio y forcejeó con el ladrón hasta llegar a la esquina donde lo esperaba otro muchacho de contextura física delgada a bordo de una moto. 'Soltame loca de mierda', le dijo. Y escaparon juntos en una 110 centímetros cúbicos color blanca, tirando a gris, media destrozada", comentó la pareja de la víctima.

Lamentablemente, la víctima no estaría en condiciones de reconocerlos porque ambos portaban cascos de seguridad. El que ingresó al comercio, de contextura más robusta; y el que lo esperaba en la moto para escapar, más flaco.

Producto de los golpes y tiroteos, la joven comerciante terminó un poco dolorida en una mano, por la piña que le dio al casco, y en un hombro, tras recibir una trompada. Pero fueron golpes de menor consideración.

La damnificada efectuó la denuncia en la Comisaría 24.

Comisaría 24.jpeg

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario