El clima en Cipolletti

icon
Temp
57% Hum
LMCipolletti heladería

Conmoción por la muerte del dueño una histórica heladería de Centenario

Alejandro Bosaz tenía 66 años y se descompensó en su camioneta en Cipolletti. Era un reconocido comerciante y dueño de un local con mucha historia en el pueblo.

Lo conocían simplemente como “Ale”, y era el dueño de la conocida heladería "Amaretto", ubicada en pleno centro de Centenario, ya hace 35 años. La noticia corrió ayer por las redes sociales y muchos quedaron sorprendidos.

Alejandro Bosaz falleció el domingo pasado a los 66 años producto de una descompensación mientras manejaba por la ciudad de Cipolletti, en horas de la noche. Las imágenes quedaron grabadas en las cámaras de seguridad de la ciudad, mientras manejaba una Toyota Hilux, en las calles 25 de Mayo y Reconquista, en el barrio Almirante Brown.

Te puede interesar...

Al principio, se pensaba que era una accidente de tránsito común, producto de una mala maniobra, pero no. La Policía acudió al lugar y encontró al hombre con una evidente descompensación. Había chocado contra un árbol, se subió a la vereda, y a partir de allí la noticia comenzó a extenderse.

Helados Amaretto.jpg
La heladería Amaretto de Centenario (ex Bambi) está al lado de lo que era el cine San Martín. Un clásico comercio.

La heladería Amaretto de Centenario (ex Bambi) está al lado de lo que era el cine San Martín. Un clásico comercio.

Vecinos del sector dieron aviso a la Policía ante el incidente y la Unidad 32 arribó y llamó de urgencia a una ambulancia. Lamentablemente cuando Bosaz era trasladado por personal del SIARME, hacia el Hospital Pedro Moguillansky, se confirmó el deceso del vecino.

De Centenario por adopción: amigos y pesca deportiva

Bosaz era un conocido vecino de Centenario, pese a que vivía en Cipolletti, y a mediados de los ’80 había inaugurado la conocida heladería “Bambi”, que hoy es Amaretto. La atendía con su hermano, a quien le decían “Chopper”, en un pueblo que en ese entonces no tenía más de 15 mil habitantes.

Los hermanos habían abierto la heladería justo al lado de donde funcionaba el Cine San Martín de Centenario, uno de los más grandes de la Patagonia, que hoy está siendo remodelado.

Alejandro Bosaz.jpeg
Alejandro Bosaz tenía 66 años y era un conocido comerciante adoptado por Centenario, la ciudad de los pioneros y las manzanas.

Alejandro Bosaz tenía 66 años y era un conocido comerciante adoptado por Centenario, la ciudad de los pioneros y las manzanas.

El comercio era una verdadera joya para el pueblo y Alejandro solía atenderlo de vez en cuando, en un local súper moderno y de muy buen gusto estético para la época y con helados exquisitos, cuando las heladerías sólo abrían en verano.

La heladería moderna, el cine y el buen gusto

La noticia de la muerte de Bosaz conmovió a buena parte del pueblo de Centenario, sobre todo a los que conocen los inicios del comercio, donde era habitual que los chicos y grandes pasen a comprar helados después de ver una película en el cine.

Alejandro había hecho buenos amigos en Centenario, pese a que no vivía en la ciudad y era considerado parte del pueblo. De hecho, era muy conocido en el ambiente de los pescadores de Centenario, que es una marca registrada para la ciudad de los pioneros y las manzanas.

En Centenario hubo hondo pesar por tratarse de una persona con años en el rubro comercial de las heladerías. En los ’80, de hecho, no había muchas: sólo dos, la de la familia García y “La Bambi”, inaugurada por los hermanos Bosaz.

Su local estaba ubicado en un sector muy popular del Casco Viejo, además era conocido en el ámbito de la pesca deportiva. Los amigos confirmaron la noticia también en las redes sociales y enviaron condolencias a la familia, ante la repentina muerte del vecino.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario