Cipolletti fue una ciudad fantasma a causa del paro

El alto acatamiento a la medida de fuerza dejó las calles desiertas.

El paro nacional convocado por la CGT y las dos CTA a nivel nacional provocó en Cipolletti una adhesión multitudinaria, principalmente en las dependencias públicas. En el caso de los comercios, la suerte fue dispar. Además, hubo una nutrida movilización en la zona de los puentes carreteros, donde cortaron el tránsito algunas horas.

La nutrida columna de manifestantes contó con la participación de los gremios Unter, ATE, la CTA Autónoma, la Conadu Histórica, Adunc, Sitrajur, diferentes partidos políticos y varias organizaciones sociales. Protestaron por la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores y criticaron el acuerdo firmado con el Fondo Monetario Internacional, al igual que los tarifazos, el ajuste y el intento de reforma laboral.

La movilización se llevó a cabo desde las 10 en la rotonda de entrada a la ciudad, y alrededor de las 11 comenzó la ocupación de uno de los carriles de la Ruta 22 con sentido Cipolletti-Neuquén. Pero al no haber colectivos, ya que la UTA se sumó al paro, y como la medida de fuerza fue tan rotunda, la circulación fue muy escasa, por lo que no hubo mucha congestión vehicular.

Las calles de la ciudad estuvieron vacías y los gremios cortaron la Ruta 22.
Las <a href=calles de la ciudad estuvieron vacías y los gremios cortaron la Ruta 22." id="525942-Libre-915633756_embed" />
Las calles de la ciudad estuvieron vacías y los gremios cortaron la Ruta 22.

Alto acatamiento

Ayer en Cipolletti no hubo clases en escuelas ni universidades, no abrieron los bancos, las farmacias tampoco (salvo las de guardia), el hospital sólo atendió urgencias, no funcionó el transporte público (tren y colectivos), no recolectaron la basura y la mayoría de las dependencias públicas cerró sus puertas.

Para Unter, la adhesión superó el 95% y, en el caso de los estatales rionegrinos, el acatamiento estimado fue del 97%.

Los gremios, a nivel provincial, reclamaron la reapertura de las negociaciones salariales. En ese sentido, Rodolfo Aguiar, secretario general de ATE y la CTA Autónoma de Río Negro, dijo a LM Cipolletti: “Este paro en Río Negro tiene que servir para dejarle un mensaje al gobierno de Alberto Weretilneck, para decirle que responda positivamente el pedido que hemos hecho los estatales de adelantar el aumento del último tramo salarial”.

paro

Dijo que si bien se pautó un aumento del 18% en marzo, “el escenario económico se modificó de manera abrupta y eso debe ser comprendido por el Gobierno”.

El pedido del sector es que adelanten el pago del último aumento salarial pautado para este año, un 8% a liquidarse con los sueldos de septiembre, al mes de julio. Pero además, el de volver a discutir un nuevo incremento en agosto para equipararlo a la inflación.

Aguiar aprovechó también para tirar algún palito a algunos de sus colegas. “Somos muy respetuosos de las decisiones que toman todos los sindicatos, pero no compartimos un paro sin movilización”, sentenció. Desde la CTA, en tanto, manifestaron que tienen la intención de llamar a un nuevo paro general para julio.

¿Las clases, en riesgo otra vez?

La Unter se sumó al paro nacional con un alto nivel de adhesión que paralizó a las escuelas de la ciudad. Además de sostener las consignas de la convocatoria, los docentes rionegrinos expresaron la necesidad de un nuevo aumento. En ese sentido, el secretario general de la seccional cipoleña, Gonzalo Olguín, dijo que adelantar el pago del último tramo del aumento acordado “no atiende la problemática actual y ya queda corto. Se necesita empezar abrir una paritaria que no solo hable de recomposición, sino también de aumento salarial”. Y anticipó que podrían no iniciar las clases en el segundo semestre.

“El FMI no llega para salvar a la Argentina sino para salvar a los acreedores, por lo que creemos que con esto perdemos la última soberanía que nos quedaba”. Rodolfo Aguiar. Secretario general de ATE y la CTA Autónoma de Río Negro

¿Las clases, en riesgo otra vez?

La Unter se sumó al paro nacional con un alto nivel de adhesión que paralizó a las escuelas de la ciudad. Además de sostener las consignas de la convocatoria, los docentes rionegrinos expresaron la necesidad de un nuevo aumento. En ese sentido, el secretario general de la seccional cipoleña, Gonzalo Olguín, dijo que adelantar el pago del último tramo del aumento acordado “no atiende la problemática actual y ya queda corto. Se necesita empezar abrir una paritaria que no solo hable de recomposición, sino también de aumento salarial”. Y anticipó que podrían no iniciar las clases en el segundo semestre.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario