Chau veteranos: el Fortín volvió a manos de la Muni

No le renovaron la cesión a Puerto Argentino y planean hacer un museo.

Después de diez años, el viejo Fortín dejó de estar en manos de los veteranos de la guerra de Malvinas para pasar al Municipio. Caducó el convenio con la agrupación de Puerto Argentino y no hubo renovación posible.

A pesar de una intimación, los ex combatientes terminaron yéndose en buenos términos pero tristes. No querían dejar el lugar. “Algún día vamos a volver, la misma historia nos va a unir al Fortín cuando Aníbal Tortoriello no esté más”, afirmó Hugo “el Comandante” Escobar.

Te puede interesar...

Por su parte, el intendente explicó a LM Cipolletti que había pedido el desalojo porque ya se había cumplido el plazo, el año pasado, y el Municipio tenía intenciones de recuperarlo para llevar a cabo una restauración histórica que revalorice el lugar.

El Fortín, tal como se lo conoce en la actualidad, es una especie de réplica de lo que fue el original y donde se cree que estuvo cuando se realizó la Campaña del Desierto. “Queremos dejarlo en condiciones y a disposición de la gente para que pueda visitarlo”, indicó Tortoriello.

El lugar había estado en poder de la agrupación durante estos últimos años, con el objetivo de cuidarlo y evitar usurpaciones. Escobar recordó que al momento de recibirlo, el Fortín estaba complemente abandonado, a tal punto que encontraron a un changarín muerto, excrementos y tierra en todos los rincones. Además, el dueño de un colectivo quería adueñarse de una parte del predio, pero pudieron sacarlo. “Nosotros no lo entregamos como lo recibimos. Lo dejamos limpio, ordenado y pintado”, agregó el Comandante.

Un veterano lo cuidaba noche y de día, y en el lugar había camas ortopédicas, sillas de ruedas, carros que fueron comprados por la agrupación y algunas piezas del Ejército de 1810. Todo eso se llevaron el jueves pasado, porque era parte del mobiliario de Puerto Argentino, pero dejaron dos canchas de tejo, una de bochas y las mesas en el exterior que habían hecho para los abuelos. Como se fueron por las buenas, el pedido de desalojo no llegó a convertirse en una orden judicial.

“Después de diez años, nos pidieron el lugar. No quieren trabajar con la agrupación y nos entristece, porque la restauración la podrían hacer con nosotros, pero nos negaron totalmente esa posibilidad”, expresó Escobar.

El pilar de luz todavía está a nombre de la agrupación, que espera darlo de baja cuando el Municipio coloque uno.

Tortoriello había recurrido a la Justicia, pero los ex combatientes se fueron por su cuenta.

“Algún día vamos a volver, la misma historia nos va a unir al Fortín cuando Aníbal Tortoriello no esté más”.Hugo Escobar. Veterano de Malvinas

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario