El clima en Cipolletti

icon
Temp
79% Hum
LMCipolletti Colegio

Brutal ataque a la salida de un colegio: dos alumnos y un profesor heridos

De manera repentina, un grupo de chicos que no pertenece al CEM 17 inició una lluvia de piedras y cascotazos. Uno de los alumnos quedó desvanecido. "Mi hijo está muy delicado de salud y tengo miedo por él", dijo su madre.

En un hecho que causó gran conmoción, dos alumnos y un profesor del CEM 17 resultaron heridos cuando un grupo de chicos comenzó a arrojar piedras y cascotazos desde la vereda de enfrente, a la salida del colegio. La grave situación que inició a media cuadra, sobre la calle Miguel Muñoz, tuvo lugar este miércoles, minutos después de las 18.30.

"Si bien los que agreden no son de la escuela, hay una situación de violencia que nos preocupa y tiene que ver con la forma en que los chicos están resolviendo sus problemas en los ámbitos de socialización. Luego, todo detona en la escuela", indicó la directora de la institución, Verónica Magallan.

Te puede interesar...

Primero salieron los primeros y segundos años. A uno de los adolescentes comenzaron a increparlo, a pocos metros de la salida. Luego fueron golpes. Un amigo que estaba con él se metió en la pelea para defenderlo. También ligó trompadas y patadas.

Los alumnos corrieron hacia el colegio para buscar protección, y el grupo de menores que inició la agresión comenzó a arrojar piedras y cascotazos para todos los que en ese momento estaban saliendo de la escuela. Hubo profesores y padres que intentaron frenar el ataque y en el intento resultaron golpeados también.

"Eran cuatro o cinco chicos que comenzaron a arrojar cascotes de piedras y tiraron a todos los que venían por la mano de enfrente. Había chicos de tercero y cuarto año que también empezaron a recibir los piedrazos", dijo la directora.

Aseveró que los adolescentes que agredieron están identificados y no son del colegio.

"A uno de nuestros alumnos lo dejaron desvanecido en el piso. Recibió un piedrazo en el oído. A otro también le pegaron una piedra en la cara, y un profesor resultó lesionado en una mano", indicó la docente.

CEM 17 01.jpg

Luego, estos chicos que arrojaban piedras se retiraron corriendo. Hubo que llamar a la ambulancia para asistir a los menores de edad lesionados, ambos de 16 años.

La violencia, en realidad, comienza a gestarse en otros ámbitos que son frecuentados por los jóvenes, como la plaza San Martín y Parque Norte. También se buscan en las redes sociales. En efecto, uno de los alumnos lesionados, por el que el amigo saltó en su defensa, ya había sido amenazado a través de Instagram y Facebook. Pero en el fondo, no hay motivos.

Una sola mirada que no cayó bien puede detonar la violencia entre los chicos. "Nos preocupa cómo están resolviendo sus problemas, el alto grado de violencia que tienen", reiteró la docente.

En cuanto a los docentes que intentaron frenar la agresión, contó que se pusieron "como escudos": uno de ellos levantó una mano y ahí fue que recibió un piedrazo.

Alumno herido 08.jpg

Desde la institución educativa advirtieron que por la pandemia los primeros y segundos años han estado durante mucho tiempo sin asistir prácticamente a clase, lo que ha generado grandes dificultades entre los chicos para volver a socializar. "Se generan fricciones que no saben cómo resolver", sostuvo la directora.

Ya dieron intervención a la Comisaría 32 para que el personal de prevención pueda presentarse en el horario de salida, con el fin de evitar una situación parecida en inmediaciones del colegio. Los padres de los alumnos lesionados radicaron la denuncia correspondiente, y el profesor también hizo una exposición. A su vez, se intervino en la situación a través del ETAP.

El miedo de los padres

Producto de la agresión, el alumno que se llevó la peor parte sufrió una fisura en el oído y no le para de sangrar. "Está muy delicado mi hijo", dijo su madre Lorena. Es el amigo que intentó defender al adolescente que comenzaron a amedrentar a la salida del colegio.

"No me conocés vos", le decían; mientras le pegaban.

El adolescente herido quedó desvanecido en el piso, tras recibir un piedrazo en el oído. Luego, se le acercaron y le pegaron una patada. "Si su hermano no lo agarraba no contaba la historia porque le querían seguir pegando", contó la mamá.

Fue asistido en la guardia del hospital y ahora está en su casa. No puede ir al colegio. "Tengo que ver a un otorrino urgente porque le está saliendo mucho sangre y corre riesgo de que se le infecte", indicó su mamá.

Muy preocupada por su hijo y lo que pueda pasar en adelante, expresó: "Yo quiero que se haga justicia. No sé qué puede pasar con mi hijo, no sé cómo va a seguir esto. Tengo mucho miedo por él y por su hermano. Ellos no molestan a nadie, nunca agredieron a nadie", afirmó Lorena.

Comisaría 32 WEB01.jpg

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario