Ataques en la UNCo: sin rastros de los sospechosos

Quisieron llevarse a dos chicas, pero no hay cámaras de seguridad y no aparecen testigos directos.

Mientras las alarmas siguen encendidas en el campus universitario de Cipolletti y persisten el miedo y la preocupación, los investigadores policiales intentan reunir información para identificar el auto y a los agresores de la joven estudiante de Psicología a la que casi secuestran camino a la facultad. La tarea que tienen por delante no es nada fácil, ya que existe un primer escollo irrefutable: no surgen testimonios reveladores ni hay cámaras de seguridad fuera de la universidad para analizar, pese a que su ingreso es un punto de gran afluencia y no es la primera vez que un estudiante sufre un ataque, aunque sí de esas características.

El hecho no fue captado por ninguna cámara, aunque la Brigada de Investigaciones y la Fiscalía confían en que surgirán testigos directos e indirectos: que tengan voluntad, rompan el silencio y cuenten lo que vieron para esclarecer dos presuntos intentos de secuestro que estremecen a la comunidad.

Fuentes policiales indicaron que del análisis de las cámaras de seguridad provistas por la Municipalidad no surge, en principio, ningún indicio determinante para la investigación. “No existen cámaras de seguridad fuera de la universidad”, contó un investigador.

Además, la descripción que aportó la víctima, que fue interceptada en calle Yrigoyen, a pocos metros del portón de ingreso a la facultad, es muy somera; y hay varios vehículos captados por las cámaras en distintas intersecciones que podrían responder a esa descripción. La joven dijo que los agresores iban en un auto blanco, chico y con vidrios polarizados, y que llevaban la cara tapada.

Tampoco apareció hasta ahora la señora que se interpuso entre los agresores y la salvó. Y los investigadores solicitan a la comunidad que si tienen información relevante para aportar, se acerquen a la Fiscalía o a la Brigada. Por el momento, lograron dar con un testigo que poco puede decir para identificar a los autores porque auxilió a la joven después del hecho. Sin embargo, se sabe que hubo más gente presente en ese momento y la expectativa es que, con el correr de las horas y los días, otras personas colaboren con su testimonio. También se trabaja sobre los registros de personas con antecedentes de abuso sexual.

Vale recordar que la otra joven denunciante no llegó a ser abordada ni agredida, ya que se percató enseguida de que un auto con las características denunciadas por la otra chica la venía siguiendo y rápidamente pudo refugiarse en su casa.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario