Allanaron el depósito donde guardaban a los loros

No encontraron a los animales, aunque sí juntaron pruebas.

La causa de los loros infectados arrojó ayer nuevas evidencias para la fiscalía cipoleña. Los investigadores judiciales allanaron el domicilio que podría haber sido utilizado como depósito para guardar las aves que el hombre sospechado de comerciarlas luego llevaba a su casa en las 1200 Viviendas.

La propiedad allanada está ubicada en España al 1500. Allí, la fiscal que interviene en el caso, Rocío Guiñazú, no encontró ningún loro, ni vivo ni muerto, pero sí evidencias que -aseguraron- servirán en la investigación que está en curso.

Te puede interesar...

Concretamente, había jaulas, alimento para animales y otros elementos de interés y vital importancia. No estaba presente el sospechoso, pero sí una mujer que sería un familiar directo.

Sigue siendo un misterio dónde fueron a parar todos los loros que supuestamente tenía el hombre sospechado de venderlos ilegalmente. No obstante, se sigue reuniendo prueba en torno a la causa, ya que además de la ilegalidad concreta en la que habría incurrido, está en juego la salud de los vecinos cipoleños.

Nuevamente, se trabajó con personal de la dirección provincial de Fauna, la veterinaria de Salud Pública y efectivos de la Comisaría 32, del barrio La Paz.

El viernes, todos los agentes involucrados en la causa judicial habían allanado la casa donde vive el comerciante sospechado, en cuya oportunidad encontraron plumas de color verde desperdigadas en un patio externo y en el interior de un vehículo de su propiedad, además de jaulas, alimento y aros donde habitualmente se posan estas aves.

Cabe señalar que la comercialización de determinadas especies de aves -entre las que se encontrarían los loros habladores- se encuentra prohibida por la Ley Nacional 22421 de Protección y Conservación de la Fauna Silvestre.

Respecto de las personas infectadas por estos loros, aseguraron que no hubo novedades. Tres de ellas permanecen internadas, mientras que otras dos están con tratamiento ambulatorio.

Cinco casos y una causa judicial

Se destapó la olla

El caso de un matrimonio, supuestamente contagiado de psitacosis, encendió la alarma en la ciudad. Su hijo había comprado un loro de manera clandestina y al poco tiempo aparecieron los síntomas. La Justicia comenzó a investigar inmediatamente.

Inicio de la investigación

Luego se conocieron otros casos de pacientes que se presume que fueron contagiados por estas aves. En total son cinco. Por eso se inició una causa en el marco de la cual se realizaron allanamientos en la vivienda de un comerciante, que es el principal sospechoso.

LEÉ MÁS

Se disparó el alerta en la ciudad por otro posible caso de psitacosis en el hospital

Alerta en la región: ya son cuatro los posibles enfermos de psitacosis en Cipolletti

Alerta por tres casos sospechosos de psitacosis en Cipolletti

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario