Tal fenómeno comenzó a cumplirse ayer con fuertes ráfagas en horas del mediodía, después de un clima bien primaveral que venía acariciando a toda la zona del Alto Valle.

Si bien durante la mañana la jornada se presentaba tranquila y soleada, en un par de horas todo cambió. El cielo se pintó de color marrón y la tierra comenzó a volar en todas las direcciones.

No se reportaron incidentes graves, pero hubo muchas complicaciones para transitar en la zona del oeste por la poca visibilidad. Todo indica que estas condiciones se mantendrán durante los próximos días.

El parte de prensa anuncia que hoy se espera una jornada ventosa con una mínima de 7 grados y una máxima de 18.

El comienzo de semana seguirá muy inestable con probabilidad de lluvias hasta el jueves, incluso no descartan la formación de tormentas eléctricas.

El clima también tuvo un brusco cambio en la zona cordillerana donde se registraron fuertes nevadas en el sur (Bariloche y Villa La Angostura) como así también del lado chileno.

Esas fuertes precipitaciones obligaron ayer a cerrar el paso Pino Hachado debido a la imposibilidad de transitar sin riesgos por la acumulación de nieve y hielo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario