A los Montecino les dejan la tobillera hasta el juicio oral

Se confirmó ayer. Ahora deberá fijarse la fecha de debate por la asociación ilícita.

Los Montecino, acusados de vender autos robados y con desperfectos mecánicos, seguirán bajo vigilancia electrónica hasta la concreción del juicio oral. Tanto Pablo Montecino como Pedro Hernández lograron el beneficio de la prisión domiciliaria y llevan colocadas dos tobilleras, que le permiten a la Justicia tener información fehaciente sobre su ubicación y cualquier violación a las restricciones de movimientos impuestas por un juez cipoleño.

Ayer, en una audiencia, se definió la prórroga de la prisión preventiva que, en el caso de los Montecino, se limita a un monitoreo electrónico. Mientras Hernández había logrado el beneficio en forma casi inmediata tras su detención debido a una lumbalgia crónica, la decisión que favoreció a Montecino se demoró un poco más. En el nuevo trámite que se cumplió en el edificio tribunalicio de Urquiza y España se esperaba saber la posición que adoptaría el Ministerio Público Fiscal de Cipolletti y si iba a reclamar algún cambio en las condiciones de la preventiva, pero hubo un acuerdo entre las partes y ahora sólo resta esperar la fecha que propondrá la Oficina Judicial.

Te puede interesar...

La jueza Alejandra Berenguer, quien presidió la audiencia, se encargó de anticipar que el debate se llevará en no mucho tiempo y que se pedirá celeridad a los responsables de armar la agenda tribunalicia.

De esta forma, luego de varias idas y venidas y tironeos en relación con el arreglo que ofrecían los Montecino al conjunto de las víctimas, se concretará el proceso definitivo con un panorama bastante complejo para los involucrados en la causa. Hay un importante número de pruebas incriminatorias, testimonios y una fiscalía que seguramente buscará llevar a la cárcel a los acusados.

Por sus antecedentes, los apuntados como líderes de la presunta banda podrían terminar presos si son encontrados culpables de los delitos que se les atribuyen. Esta era la razón, destacaron fuentes allegadas a la investigación, de la insistencia en acceder al “criterio de oportunidad” y evitar un juicio de dientes apretados y mucha incertidumbre.

Frente a los planteos casi ininterrumpidos de la defensa, la causa todavía no llegó a juicio a pesar de que tuvo una apertura en diciembre del año pasado y que demandó un intenso trabajo de la Brigada de Investigaciones de Cipolletti, junto con la fiscalía.

La acusación contra el conjunto de los imputados es por el delito de asociación ilícita.

Intervino hasta el procurador general

La causa contra los Montecino hizo mucho ruido no sólo en la región sino que llegó hasta Viedma, con la inesperada intervención del procurador general de la provincia, Jorge Crespo. El funcionario judicial, que no desconoce los reclamos de los vecinos cipoleños para frenar la impunidad delictiva, se encargó de elaborar un comunicado oficial donde recordaba que el beneficio del “criterio de oportunidad” se limitaba a casos donde los involucrados no cuentan con antecedentes.

Tanto Montecino como Hernández tienen condenas pero en suspenso.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario