Weretilneck exige cambios en la fruticultura

El "rumbo trágico" de la actividad sólo se cambiará con una "producción distinta", aseguró.

Los actores de la cadena frutícola se preparan para otra cosecha complicada. Algunos piden fondos para subsistir y otros le piden a Nación que suba el dólar para ganar competitividad. Para el gobernador Alberto Weretilneck, ninguna de esas variables cambiará “el rumbo trágico” que tiene la economía regional. El mandatario reclamó que todos los actores se sienten a discutir soluciones de fondo y advirtió que su plan, el Libro Blanco, “no es la Biblia, se puede modificar, pero hay que lograr consenso de una vez”.

Los pequeños y medianos productores anticiparon protestas porque son el eslabón más débil y se avecina otra temporada de pocas ventas al exterior por lo que el efecto cascada de los ingresos para ellos apenas será un goteo. Los exportadores quieren que suba el dólar para recuperar competitividad.

Te puede interesar...

El reclamo por el tipo de cambio llegó al Congreso, con un fuerte reclamo del senador rionegrino Miguel Ángel Pichetto. Sin embargo, Weretilneck aseguró que en dos años el país devaluó un 100 por ciento su moneda y “la fruticultura no es competitiva, pero no es un problema de tipo de cambio. Podría serlo, pero aunque haya devaluación, habiendo inflación perdemos competitividad”, replicó.

El mandatario aseguró que “la única manera” de que la fruticultura “cambie su rumbo trágico es hacer una fruticultura distinta en la que con inversión bajemos los costos. Si no logramos estar más baratos que Chile, Sudáfrica, Italia o Alemania, no tenemos destino”, manifestó a FM Del Sol.

Dólar: El gobernador aseguró que el tipo de cambio no es la clave para salir de la crisis.

Bien común

El gobernador expresó que no cree que Nación quiera la desaparición de productores y empaques para concentrar la producción en menos actores. “Creo que el Gobierno espera un consenso del mundo frutícola. De Provincia, los empacadores, CAFI y los productores. Ese consenso no se dio, pero cuando lo logremos nos van a mirar de otra manera”, aseguró. Mientras cada sector busque solucionar solo su situación -o incluso haya diferencias internas- “no nos van a dar bolilla”, concluyó.

La Provincia presentó el Libro Blanco como posible solución. Plantea la diversificación de la producción y la incorporación de tecnología para bajar los costos de producción de las peras y manzanas y elevar la productividad de los empaques. “Lo que nosotros plantemos es que se cambie la lógica de la discusión. El Libro Blanco se puede cambiar, no es la Biblia, pero sería importante lograr este consenso de una vez por todas”, manifestó. Y con ese acuerdo la cadena frutícola podría ir a buscar inversiones a Nación, “pero no para el raleo, sino para una fruticultura distinta”.

Los productores harán asamblea

La Federación de Productores realizará una asamblea general para analizar la crisis que atraviesa el sector y la posibilidad de iniciar medidas de fuerza para que los gobiernos de Río Negro y la Nación escuchen sus reclamos. La asamblea fue convocada en medio de un reclamo de chacareros autoconvocados de Cipolletti y Fernández Oro frente a la Secretaría de Fruticultura, en Allen. El temario de la asamblea aún no está cerrado, pero se supo que uno de ellos será el petitorio entregado al Ministerio de Agroindustria de la Nación el 13 de diciembre, en el que solicitaron una compensación de 1,5 pesos por kilo de fruta al productor para la presente cosecha. La asamblea se realizaría el 13 de enero.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario