Una viuda negra le robó el auto pero logró resarcimiento

La aseguradora no quería pagarle, pero un juez cipoleño respaldó a la víctima.

Un cipoleño que cayó en las redes de una viuda negra quiso reivindicarse y lo logró en el terreno judicial, con una demanda favorable para que una empresa de seguros le pague el robo y los posteriores daños a su auto. El vehículo había sido sustraído por una mujer.

La particular historia que fue objeto de análisis en la Justicia civil de Cipolletti tuvo lugar el 19 de marzo de 2016, cuando un hombre conoció a una joven en un local nocturno de esta ciudad y decidieron pasear en su Ford Focus. Fue en estas circunstancias que cruzaron el puente en horas de la madrugada y en Neuquén, el automovilista quiso quedar bien con su circunstancial compañera y bajó a un kiosco a comprar chicles, gaseosas y cigarrillos. Apenas transcurrieron unos segundos, la mujer no dudó en arrancar y darse a la fuga, con la mala suerte de que protagonizó una colisión en Diagonal 9 de Julio y tuvo que abandonar el lugar a pie.

Debido a que contaba con un seguro contra todo riesgo, la víctima del robo hizo el reclamo. Ante el pedido, la aseguradora se negó porque argumentó que “en el caso se configuró un supuesto de culpa grave del asegurado, que es una causa para excluir la cobertura”.

La respuesta de la aseguradora impulsó a su cliente a realizar una presentación en el juzgado civil a cargo de Diego De Virgilio. El magistrado se pronunció a favor y ordenó resarcirlo con una suma de 238.003 pesos más intereses.

“Es trascendente remarcar que el presente litigio se originó en el marco de una relación de consumo y, por lo tanto, resulta alcanzado por la Ley de Defensa del Consumidor, puesto que la aseguradora Boston Compañía Argentina de Seguros SA se ha obligado -mediante el pago de una prima- a prestar un servicio al actor, consistente en otorgarle cobertura en caso que se produzca un siniestro”, consignó el juez.

En la sentencia, se contempló que todo asegurado se encuentra amparado por la Constitución Nacional, la Constitución Provincial, el Pacto de San José de Costa Rica, y las leyes 24.240 y 17.418. “De tal modo, las normas específicas que devienen de las leyes de defensa del consumidor y de seguros han de ser interpretadas, y resuelta su aplicabilidad o exclusión, teniendo en cuenta el referido microsistema protectorio de orden público (artículo 65 LDC)”, precisó De Virgilio en una profusa argumentación contra la aseguradora.

El análisis de la “culpa” del asegurado

A la hora de brindar sus conclusiones sobre la “culpa” de la víctima, el magistrado planteó que “su acompañante no era en rigor una ‘desconocida’ (absolutamente), sino alguien a quien había conocido esa misma noche, horas antes, en mi parecer ello no basta para tener por configurada la culpa grave del asegurado”.

El fallo no se encuentra firme y podrá ser apelado por las partes.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario