El clima en Cipolletti

icon
14° Temp
20% Hum
LMCipolletti

Una persona de Cipolletti solicitó cambiar su identidad sexual

Sucedió ayer y es el primer caso en la ciudad. Se suma a los once registrados en Río Negro. Los registros civiles de la provincia reciben los pedidos desde hace quince días, cuando entró en vigencia la nueva ley de género.

Con la normativa vigente, cualquier ciudadano puede cambiarse el nombre y la foto del Documento Nacional de Identidad, si así lo desea.
 

Una persona oriunda de Cipolletti solicitó ayer cambiar su identidad sexual y se presentó en el Registro Civil para iniciar el trámite.
El caso se suma a los once que ya están iniciados en suelo rionegrino, aunque es el primero de un ciudadano radicado en Cipolletti.
Esta solicitud es reciente, pero las otras 11 ya están avanzadas. En cuanto a la ubicación de las personas que hicieron uso de esta posibilidad, 4 son de Bariloche, 4 de Roca, 2 de Viedma y una más que nació en Río Negro pero está radicada en otra provincia.
La posibilidad de iniciar la gestión está vigente en el país desde principios de este mes pero en Río Negro recién se pudo aplicar una semana después. Antes, la Dirección Provincial del Registro Civil unificó criterios y estableció el mecanismo y la sistematización del trámite para evitar que las personas que decidieran hacer una consulta o iniciar un trámite se vieran afectadas por la demora, la falta de certeza de los empleados sobre el procedimiento o la confusión en cuanto a la metodología del trámite.
De esta forma, cualquier ciudadano puede presentarse en una oficina del Registro que desee y manifestar su voluntad de cambiar su identidad sexual. Ello implica el género, cuyas opciones siguen siendo femenino o masculino, y en consecuencia con ello elegir el nombre. El apellido se mantiene, al igual que el número del DNI.
Si los tiempos son los ideales, la solicitud de cambio de identidad sexual es emitida desde la ciudad o localidad receptora hacia la Dirección Provincial del Registro Civil, en Viedma. Allí, se ubica la partida de nacimiento y se emite una nueva, con la flamante identidad. Esa partida llega a manos del ciudadano que la solicitó diez días después, y a partir de allí la persona podrá dirigirse al CRD más cercano y pedir un nuevo DNI, que estará en sus manos quince días más tarde. Esto significa que, en un caso ideal, la persona no demorará más de un mes en tener la documentación de su nueva identidad, que utilizará para cambiar otros documentos, como títulos de grado, la titularidad de un automóvil o una propiedad, las cuentas bancarias, las tarjetas de crédito, entre otros.
 
Sin mediadores y con protección
El trámite para solicitar una identidad no tiene intermediarios. En algún momento se planteó que intervendría la Policía, algo que está descartado. Sólo se requiere que quien solicita su nueva identidad complete un formulario y si es menor de edad esté acompañado por sus padres y un abogado.
“Es un trámite expeditivo y sencillo. La persona manifiesta ser alguien y es lo que el oficial público tiene que constatar mediante este formulario. Nada más”, explicó la directora provincial del Registro Civil, Ana Huentelaf.
Luego de cambiada la identidad, la preservación de la información es definitiva. Los datos de la partida de nacimiento vieja son sólo revelados a solicitud del interesado o por disposición judicial.
Para la funcionaria provincial, la demanda de trámites está en el marco de lo esperado. “Este es un reconocimiento histórico para las personas, pero son derechos que ya existen, que se ejercen de hecho y lo bueno es que la persona podrá evitar momentos de discriminación, como sucedía por ejemplo en las elecciones”, describe Huentelaf.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario