Una pastelera cipoleña es furor en las redes sociales

A los 21 años, María Sol tiene casi 30 mil seguidores en Instagram.

Con 21 años y un corazón desbordado de pasión por la pastelería, la cipoleña María Sol Mateos se convirtió en una de las emprendedoras más exitosas de la localidad. Como si fuera poco, la rompe en las redes sociales con casi 30 mil seguidores de todo el mundo. Hoy la joven hornea tortas para sus clientes y amigos bajo su marca Masolma, y también se dedica a dar clases a aquellos que tienen ganas de aprender desde los conceptos más básicos hasta las técnicas más intrincadas.

Algunos de los recuerdos más preciados de su infancia giran en torno al cariño de la familia y a la comida casera, dos factores que ayudaron a despertar su interés por la gastronomía desde una temprana edad. Sus primeros pasos los dio junto a su mamá, su abuela y sus tíos y, a medida que fue creciendo, se animó a dar forma a sus propias creaciones y vida a recetas de su autoría.

Te puede interesar...

En diálogo con LM Cipolletti, la joven pastelera contó que comenzó a vender comida salada desde muy pequeña porque hacía deportes y era necesario juntar dinero para los viajes que realizaba junto al equipo. Luego se le dio por lo dulce y empezó a pasar tardes enteras horneando budines y bizcochuelos de manzana que, con la ayuda de su hermano, eran un furor en el barrio y se vendían en segundos.

cipo-06c-pastelera-influencer-maria-sol.jpg

“Siempre me fue muy bien en la escuela, por eso cuando dije que quería ser cocinera y pastelera muchas personas me cuestionaron por no seguir una carrera como Medicina o Abogacía. Por suerte mi familia nunca me desalentó, todo lo contrario, ellos me apoyaron e incentivaron a seguir mis sueños. Después de dos años obtuve mi título en la Escuela de Cocineros Patagónicos, en Neuquén, y todo lo que tiene que ver con la repostería lo aprendí sola, mirando videos y leyendo libros”, contó.

La influencer más dulce

A la hora de hablar de su papel en las redes sociales, Sol aseguró que nunca entendió cómo es que llegó a tener casi 30 mil seguidores en Instagram, aunque está segura de que una de sus mayores atracciones son las fotos de las alocadas tortas que hornea a diario. Es que, si bien se declara amante de lo tradicional, sus clientes son fanáticos de las tortas altas, coloridas, brillantes y prolijamente decoradas, como así también de las “drip cakes”, conocidas por tener una cobertura que chorrea por los laterales.

cipo-06b-pastelera-influencer-maria-sol.jpg

Sin embargo, en su cuenta no sólo pueden admirarse fotos de sus productos, sino también capturas de su vida cotidiana y los viajes que realiza cada tanto. “Siempre tuve mi cuenta y era personal, pero cuando empecé a subir fotos de lo que cocinaba -porque me gusta la estética de la gastronomía- muchos me empezaron a encargar tortas y así se fueron multiplicando. Algunos me dicen que haga una aparte para mi marca, pero no quiero porque yo soy mi marca y quiero que me conozcan así”, aseguró.

Finalmente, remarcó que todos sus logros se los debe al apoyo incondicional de su familia. “Nunca estuve sola, sería egoísta decir que crecí por mi cuenta porque siempre tuve una ayuda de base, y eso es muy importante reconocerlo para entender dónde estamos parados y dónde empezamos”, concluyó.

cipo-06d-pastelera-influencer-maria-sol.jpg

--> Torta con mensaje

Tanto en Instagram como en Facebook, Sol se asegura de que todas las imágenes de sus creaciones vayan de la mano de un mensaje significativo que exprese, por ejemplo, su postura feminista. Algunas de sus clientas le piden tortas con los colores verde y violeta. También le gusta hablar del amor propio y la autoaceptación y dar consejos para los que quieran emprender.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario