Una narco anunció que no vendía más, pero era mentira

Había puesto un cartel en su casa, en el Antártida Argentina. Igual la detuvieron.

Los narcos cipoleños no ocultan su impunidad, que se ve favorecida por las rápidas excarcelaciones de la Justicia federal. En las últimas horas, la delegación Toxicomanía de la Policía provincial volvió a apresar a una mujer que administra un concurrido kiosco de drogas en el barrio Antártida Argentina. La cipoleña ya había sido detenida y hasta mandó a colocar un cartel frente a su casa que decía: “No se vende más”. Sin embargo, apenas la liberaron, volvió al lucrativo negocio delictivo, aseguraron fuentes allegadas a la investigación.

Bajo las órdenes del Juzgado Federal de General Roca, agentes cipoleños de Toxicomanía concretaron una serie de allanamientos con un resultado muy positivo: se secuestró una gran cantidad de cocaína y marihuana, tumberas, teléfonos celulares y dinero en efectivo, además se detuvo a una mujer y a un hombre. En el caso de la mujer, es una vieja conocida de las fuerzas de seguridad porque había sido apresada recientemente.

Te puede interesar...

Los procedimientos se desarrollaron sin inconvenientes, en horas de la noche, y se concentraron en una propiedad ubicada en las calles Circunvalación y Homero Manzi, y en Serafín González al 1700. Según las fuentes, en la primera vivienda se encontraba su dueña, de 50 años, y un dealer, que buscó escapar pero fue atrapado con ocho envoltorios de cocaína. En tanto, en la vivienda se pudieron incautar un poco más de 200 gramos de marihuana. También se secuestraron dos tumberas. Como la propietaria del lugar ya había sido detenida semanas atrás, ayer permanecía encarcelada y a la espera de un posible procesamiento por infracción a la Ley 23.737.

Una de las particularidades de la sospechosa es que Toxicomanía venía haciendo un seguimiento de sus movimientos y les había llamado mucho la atención un cartel que colocó frente a su vivienda y que decía: “No se vende más”. En apariencia, indicaron las fuentes, la mujer quería despistar a los sabuesos de la Policía porque, en realidad, no tenía ninguna intención de abandonar su negocio ilícito y el jueves, cuando irrumpieron los efectivos, hallaron droga.

Otro de los domicilios del Antártida Argentina que había sido denunciado como un activo kiosco pertenece a un hombre, que fue interceptado in fraganti y con una treintena de ravioles de cocaína, elementos de corte y fraccionamiento y una suma superior a los 10 mil pesos.

A diferencia de la mujer, el narco, de unos 50 años, no cuenta con antecedentes y el lunes a primera hora consiguió su libertad.

Las fuentes remarcaron que muy posiblemente la mujer deba aguardar el juicio tras las rejas, mientras que el hombre va a permanecer excarcelado porque pagó una caución.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario