Una falsa pérdida de gas causó pánico en la Escuela 264

Los padres sintieron olor, pero no había fallas. Educación denunció un sabotaje.

Un presunto escape de gas obligó a interrumpir las clases en una escuela primaria y los padres tuvieron que llevarse a sus hijos, con lógico temor, de vuelta a casa. En menos de una hora, se confirmó que la escuela no tenía ninguna falla en la red, ni había riesgo de accidentes, por lo que en Educación aseguran que se trató de una “movida política” para generar pánico entre los padres.

Al llegar al edificio, tanto los docentes como los papás de la Escuela 264 sintieron olor a gas. Avisaron al Consejo Escolar local y resolvieron evacuar el lugar para no correr riesgos. Los docentes trasladaron a los estudiantes hasta una plaza del barrio Luis Piedrabuena hasta que se constató la seguridad del edificio.

Las autoridades de Educación, por su parte, dieron aviso a Camuzzi y a Protección Ciudadana. La empresa a cargo de la red de gas natural concurrió al lugar, hizo una inspección en todas las instalaciones y confirmó que fue una falsa alarma. Aparentemente, alguien descargó una garrafa cerca del edificio, para simular un escape de gas en la escuela.

Según explicó a LM Cipolletti el coordinador local del CPE, Roberto Pihuala, en tan sólo media hora los operarios descartaron una fuga de gas en el colegio y encontraron que el olor provenía de la vereda del edificio, por lo que creen que se descargó una garrafa.

“El olor de la garrafa es mucho más fuerte que el del gas natural, y la descarga se hizo sobre la tierra impregnándola. Por eso el olor se sentía muy fuerte al ingresar al colegio. Pero se trató de un hecho vandálico o de sabotaje. Esto fue predeterminado, pensado para causar pánico”, aseguró Pihuala.

“Esto fue una movida política. No creemos que los chicos piensen hacer estas cosas. Esto fue premeditado, para causar pánico. Pensamos realizar la denuncia en Fiscalía”. Roberto Pihuala. Referente del Consejo Escolar local

El funcionario expresó que la situación es muy grave “teniendo en cuenta lo ocurrido en una escuela de Buenos Aires”, donde dos personas murieron en una explosión por una pérdida de gas. “Es por eso que pensamos realizar la denuncia en la Fiscalía”, manifestó el funcionario.

Tras constatar la seguridad del lugar, los estudiantes volvieron a clases, pero de igual forma un grupo de padres decidió retirarlos.

“Esto fue una movida política. No creemos que los chicos piensen hacer estas cosas”, cuestionó el funcionario del Consejo de Educación. A pesar de la firme sospecha y el anuncio de una denuncia judicial, Pihuala no se atrevió a mencionar quién pudo ser el autor del sabotaje. No es la primera vez que el Consejo denuncia un ataque con fines políticos en las escuelas.

30 minutos que demoró la inspección al colegio

Según Educación, los técnicos de Camuzzi confirmaron rápidamente que la red de gas del edificio funciona correctamente. Sospechan que vaciaron una garrafa en la puerta.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario