El clima en Cipolletti

icon
19° Temp
37% Hum
LMCipolletti

Un duro golpe anímico para Cipolletti

El Albinegro fue goleado en el clásico por el Deportivo Roca, que con el 3 a 0 se aseguró la Copa Desafío en la previa al inicio del Torneo Argentino A. Sonó la alarma en Cipo a menos de una semana del debut.

Saucedo, Liguori y Fernández marcaron los tantos para el Naranja, que en la ida había caído por dos en La Visera.
 

Cipolletti deberá tomar nota rápidamente de lo que vivió en el Luis Maiolino contra el Deportivo Roca, que lo terminó goleando 3 a 0 en la revancha de la serie amistosa y levantando la Copa que se disputó al término de una extensa pretemporada.
Es lógico que Rogger Morales haya preservado nombres importantes para su estructura a tan poco del inicio oficial, porque el clásico se jugó como tal y hubo pierna fuerte sobre el sintético.
Pero lo que no lo es, son los cambios estratégicos tan pronunciados en un duelo que a nadie le sirve perder de manera tan estrepitosa.
Con Manuel Gutiérrez y Gerardo Solana; el Albinegro aisló por completo a Bruno Weisser en ofensiva. Suplió la falta de compañía en ataque al final del primer tiempo con la potencia de Santiago Vergara más alguna jugada esporádica de Alexis Esparza en la otra banda, cuando ya caía 1 a 0.
Iván Saucedo abrió el marcador para el local a los 34 minutos, tras un grosera falla del árbitro Alberto Torrecillas que sancionó una mano inexistente de Tomás Fonseca dentro del área, mal ubicado y sin buscar apoyo en uno de sus asistentes.
Sufrió mucho la última línea de Cipo con los envíos largos, tanto frontales como cruzados, extrañando a gritos la presencia de Cristian Martínez, más allá que su esguince de tobillo tampoco lo hubiera dejado participar.
Fonseca y Leonardo Parra provocaron dudas en la última línea y Damián Jara lució impreciso con la pelota en los pies, mucho menos cómodo que cuando sólo se dedicó a marcar. Valentín Perales fue el más sobrio de los cuatro mientras estuvo en cancha.
El empate de Cipo pudo haber llegado a los 36, tras un tiro libre de Solana que Darío Sand despejó corto y estuvo cerca Vergara de aprovechar con su cabeza o a los 45, cuando nuevamente el neuquino estrelló la pelota en el palo tras la mejor jugada colectiva albinegra de todo el partido.
 
Complemento
Como lo había hecho en La Visera, Ricardo Pancaldo modificó casi todo el equipo en el descanso. Leonel Pietkiewicz reemplazó a un lesionado Daniel Carou a los 30 del primer tiempo y fue el único que siguió en cancha junto al arquero Darío Sand.
Fernando Fernández, lejos de su mejor forma física, se ubicó por la izquierda del ataque y comenzó a ser un problema sin solución para la última línea de Cipo.
Para la última media hora ingresó Manuel Berra en búsqueda de minutos y Morales quitó a Perales de la cancha para preservarlo y utilizó a Joan Artaza. Ninguno de los dos ingresos modificó el trámite.
Federico Liguori sí lo hizo el cabezazo goleador de los 25, tras otro centro enviado desde la izquierda que lo encontró sin marcas dentro del área.
Entonces salió a relucir la desesperación, la búsqueda de paliativos que no tuvieran una caja de resonancia tan grande en la semana previa al estreno y entró Alejandro Ortiz para hacerle compañía a Weisser. Un poco más tarde Oscar Negri y Pablo Salazar.
Casi lo encuentra el mendocino a los 38, tras una linda combinación con Vergara que terminó en un remate suyo estrellado en el palo de un vencido Sand.
Pero en el final, cuando todo conducía a los penales, Fernández entregó lo último de su repertorio: centro al arco que se coló detrás del cuerpo de Willy Ferreyra para el 3 a 0 final, la Copa y el delirio de los hinchas roquenses que asistieron en gran número.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario