El clima en Cipolletti

icon
23° Temp
10% Hum
LMCipolletti

Un carpintero condenado a 12 años por abuso de niña

Tras conocerse el fallo, se ordenó la inmediata detención del cipoleño que corrompió a la menor.

Según la investigación, la víctima sufrió "tocamientos lujuriosos" desde los 12 años. Se analizará la conducta de la madre.

La Justicia local condenó a 12 años de prisión efectiva a un carpintero de apellido Pont por el abuso sexual reiterado de una niña que era hija de su pareja. Los hechos sucedieron en Cipolletti entre el 2003 y el 2009, precisaron fuentes allegadas a la investigación. El juez Edgardo Albrieu pidió que se analice la conducta de la madre de la menor por su presunta complicidad.
El fallo fue dado a conocer ayer por los integrantes de la Cámara Primera del Crimen de esta ciudad, que estuvo presidida por Albrieu. De inmediato, se ordenó la detención de Pont, de 47 años, quien fue condenado por el delito de promoción a la corrupción de menores agravada. Hasta el momento y desde el inicio de las pesquisas, el sujeto permanecía en libertad.
La pena impuesta al carpintero cipoleño se ajustó al requerimiento del fiscal Ricardo Maggi, quien en su alegato durante el juicio oral recalcó las “prácticas perversas, los juegos sexuales a los que el individuo sometía diariamente a la joven; que por su duración, por ser depravados, perversos y prematuros afectaron el sano crecimiento sexual de la damnificada”.
En este marco, Albrieu dijo que la condena se ajustó a “la naturaleza, modalidades y consecuencias de los hechos, su reiteración en el tiempo, la especial vulnerabilidad de la víctima generada en su edad”.
En cuanto a la figura delictiva que se consideró en el fallo, Albrieu señaló que “es la de promoción a la corrupción de menores agravada por tratarse el autor de una persona conviviente, encargado de la guarda y educación en los términos del Artículo 125 tercer párrafo del Código Penal, figura que entiendo abarca las distintas conductas contenidas en el hecho por el cual el imputado fuera requerido a juicio. Digo esto porque de acuerdo a cómo se han probado los hechos, los actos impúdicos y lascivos consistentes en permanentes tocamientos lujuriosos comenzaron a tener lugar cuando (la víctima) tenía solo doce o trece años de edad, según sus propios aunque erráticos primeros recuerdos, explicables por su muy corta edad. Esa actividad por parte de P. se mantuvo en el tiempo de un modo constante hasta que la niña, con el apoyo de su abuela, abandonó la casa que compartía con el incuso. Toda esta actividad, cabe recordar, en especial por su frecuencia, señala claramente un exceso lujurioso totalmente incompatible con la corta edad de la niña”.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario