Un capo narco neuquino, identificado como Aldo Manuel Homann, recibió una condena de 31 años tras una unificación de penas. Un cómplice arrepentido ofreció datos que permitieron el secuestro de más de 86 kilos de marihuana en una chacra de Cervantes. Su pareja evitará la cárcel cumpliendo un tratamiento de rehabilitación.

Te puede interesar...

La investigación estuvo a cargo de Toxicomanía de la Policía rionegrina, que comenzó con los procedimientos en septiembre de 2018. En una chacra de Cervantes dieron con la droga, y en un departamento roquense habitado por la pareja del hombre se halló una pequeña cantidad de cocaína, armas y municiones.

A Homann se le atribuyó el delito de tráfico de estupefacientes en la modalidad de tenencia con fines de comercialización, y a su pareja se le imputó tenencia simple.

El juicio se desarrolló en diciembre ante el Tribunal Oral Federal de Roca, y la defensa buscó invalidar una prueba fundamental en relación con un imputado arrepentido, pero los jueces lo descartaron.

Al declarar, ambos acusados buscaron desvincularse de la droga: Homann aseguró que trabajaba en la chacra y desconocía la existencia del cargamento; la mujer, por su parte, señaló que era consumidora de estupefacientes.

Al dar los alegatos, la fiscalía no dudó de la culpabilidad de Homann y solicitó una unificación de penas por reincidencia, por un total de 33 años. Casi en consonancia con la fiscalía, los jueces fijaron una condena de 31 años.

86 panes de marihuana fueron secuestrados.

Se encontraron en una chacra de Cervantes, el supuesto lugar de trabajo del narco neuquino Aldo Homann, que cayó por un dato que entregó un cómplice arrepentido.

LEÉ MÁS

El papá de Nahuelcar tras la detención de Espinoza: "Ahora respiro de otra forma"

Joven madre y su hijo con autismo viven en una carpa porque no pueden pagar el alquiler

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario