Un bebé perdió un ojo luego de ser atacado por un perro en SAO

El hecho tuvo lugar el domingo pasado en el club hípico. Se encuentra internado en el hospital Garrahan, donde evoluciona favorablemente.

Un bebé de poco más de un año perdió un ojo luego de ser atacado por un perro Dogo en San Antonio Oeste. El niño fue trasladado al hospital Garrahan en Buenos Aires, donde evoluciona favorablemente.

El hecho ocurrió el domingo por la tarde en instalaciones del club hípico, donde su padre, el reconocido jockey Ramón Painemil, cuida caballos de carrera junto a otros familiares.

El animal, que fue sacrificado, era el guardián del stud y permanecía encadenado, contó el jinete. Esa tarde se habían reunido varias personas, entre familiares y amigos, como es habitual los días domingos.

“Éramos un montón y muchos nenes”, precisó Paola, la tía del pequeño Ciro. Ya entrada la tarde le dieron de comer huesos a Simón, como se llamaba el perro, al igual que a otros galgos que deambulaban entre los boxes.

El nene se arrimó demasiado y sufrió la dentellada en la cara y parte de la cabeza. Creen que el Dogo reaccionó ante la presencia de los otros perros. “Era muy celoso cuando comía”, señalaron.

Alguien le gritó e inmediatamente soltó al nene, que sufrió heridas en la frente, en el ojo izquierdo, la mejilla y un sector de la boca. Ante la situación, la familia trasladó al niño hacia el hospital Aníbal Serra.

Tras brindarle las primeras curaciones, la médica de guardia resolvió derivarlo a Viedma, ante la carencia de un especialista en oftalmología de niños. En el hospital Artémides Zatti fue intervenido por un médico del sector privado para luego ser trasladado en vuelo sanitario hacia Buenos Aires.

En el hospital Garraham, el niño fue nuevamente intervenido, aunque no pudieron salvarle el ojo. Además, deberá someterse a otras operaciones para reconstruir las piezas óseas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario