El clima en Cipolletti

icon
29° Temp
14% Hum
LMCipolletti pesos

Subió otra vez la harina y el precio del pan podría aumentar de nuevo

Panaderos locales recibieron el aviso de sus proveedores de que la bolsa de 25 kilos cuesta $100 más que hace casi 15 días. La elaboración de panificados vuelve a sufrir un cimbronazo.

Un nuevo aumento en el precio de la harina ha puesto en alerta y en un lógico mal humor a los panaderos de Cipolletti, que hace casi dos semanas tuvieron que subir el precio de sus productos por el alza que venían sufriendo sus principales insumos.

Algunos empresarios del sector, en particular, de los barrios, que habían preferido entonces seguir manteniendo precios un poco más bajos, han considerado que la situación se ha vuelto hoy insostenible y han elevado los montos a la altura de lo que se había sugerido en reuniones y contactos a través de redes sociales.

Te puede interesar...

La bolsa de 25 kilos de harina ha aumentado ahora 100 pesos más y ya ronda los 1.300-1.400 pesos cada una. La última suba del pan, motivada entre otras cosas por el alto costo de la harina, se resolvió hace menos de 15 días y se aplicó casi inmediatamente.

A ojos de personas ajenas al rubro, podría parecer que 100 pesos no es mucho, teniendo en cuenta el proceso inflacionario que atraviesa el país y el movimiento económico propio de las panaderías. Sin embargo, los panaderos, que deben estoquear volúmenes considerables para la elaboración diaria del pan, facturas y demás productos, resulta muy significativo.

Un conocido panadero, que puso ayer el grito en el cielo por lo que está ocurriendo, indicó que el suministro de un camión ronda las 1.200 bolsas, con lo que ahora, con los nuevos valores, hay que disponer de 120.000 pesos más para poder adquirir esa cantidad. El monto será menor, obviamente, si la entrega es más reducida, pero siempre en el orden de los miles de pesos extra.

En el circuito de valor, las panaderías son el último orejón del tarro. No pueden quejarse ni menos prescindir, claro, de lo que les suministran los proveedores. Éstos se limitan, muchas veces, a avisar por teléfono los nuevos montos y la mercadería así ofrecida se la toma o se la deja, sin posibilidad de regateos. De allí la bronca acumulada y la impotencia de los panaderos, pero de allí también que los precios al público sigan aumentando.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario