Sobre la hora, la Muni pide permiso para ceder lotes

El Ejecutivo busca aval del Concejo para pagar así las expropiaciones.

Recién ayer –en la anteúltima sesión del año- ingresó el proyecto de ordenanza que modificaría el destino de 13 parcelas de dominio municipal para financiar en parte la expropiación de tierras, y el Concejo Deliberante que termina su labor el 4 de diciembre, por lo que no llegará a tratar la norma.

Es una iniciativa del Ejecutivo crucial para la negociación del Obrero B. Sin embargo, sin la aprobación de esta norma, el canje que la Muni planea hacer con el propietario entra en un compás de espera, cuyo destino final hoy es incierto, más aún a pocos días del recambio de autoridades municipales.

Te puede interesar...

La comisión de Servicios y Obras Públicas -en la ingresó el expediente- no se volverá a reunir, y así lo hizo saber la concejal que preside ese espacio, Marcela Linhardo, a LM Cipolletti. Por lo tanto, serán otros concejales, los electos, quienes resuelvan qué hacer, si le bajan el pulgar o le dan cabida. Como sea, la negociación con el propietario del Obrero B está sujeta a lo que decida el Deliberante.

La presidenta María Elisa Lazzaretti dijo que la norma tiene que salir para que estas parcelas sean desafectadas –como reservas fiscales- con ese fin.

El asesor legal Mariano Radivoy, clave en todas las negociaciones que encaró el Municipio con los propietarios de cinco asentamientos a expropiar, reconoció que la ordenanza tiene que ser aprobada para consumar la desafectación de 12 reservas fiscales y un espacio verde.

No obstante, aseguró que no frustra el posible acuerdo al que pueda llegar el Ejecutivo con el propietario del Obrero B. Fue optimista y dijo: “El acta acuerdo –si lo hay- queda supeditado a la firma hasta que la norma se apruebe”.

En el peor escenario, si los concejales no le dan el aval a la iniciativa, dijo que es posible aun negociar por dinero, antes de ir a juicio (como ya ocurrió con el Obrero A y es posible que pase con las tomas 2 y 10 de febrero).

El funcionario municipal aclaró que no es una modificación sino una ampliación del destino inicial. Recordemos que la ordenanza aprobada desafectaba estas parcelas para la ejecución de obras públicas de varios espacios verdes y plazas como Labraña, 1200 Viviendas, Soriano, DVN, de los Escritores, de la Diversidad Cultural, Rincon Lindo y Parque Lineal del Ferrocarril, entre otros.

También podían financiar gran parte del edificio municipal que se proyecta en la calle Belgrano vendiendo las parcelas.

--> Para el Gobierno, son tierras en desuso

Abandono. Pese al malestar que generó que el Municipio utilice terrenos como parte de pago de la expropiación, el Ejecutivo asegura que las reservas fiscales se encuentran abandonadas desde hace más de 10 años.

Muy pequeñas. En el Ejecutivo aseguran que por su tamaño, tampoco pueden cumplir el fin de reserva fiscal ni de plaza, de modo que son una opción de pago muy interesante para arreglar con los propietarios de los asentamientos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario