El clima en Cipolletti

icon
Temp
41% Hum
LMCipolletti

Sin clientes no hay trata

Por ROXANA FERNÁNDEZ (*)

El 3 de abril del año 2002, con la desaparición de Marita Verón se produjo un hito en la problemática de la trata de personas para explotación sexual en nuestro país. Sin dudas a partir de la lucha incansable de su madre, Susana Trimarco, se hizo visible un flagelo perpetrado por redes criminales que atentan contra cientos de mujeres y niñas que son víctimas de la explotación sexual.
Esta mujer, con la fuerza de la desesperación y su instinto de madre, se puso al frente de la búsqueda, persiguió y logró rescatar a muchas otras víctimas, no pudiendo aún hoy lamentablemente encontrar a su propia hija.
En la causa de Marita Verón fueron imputadas y procesadas 13 personas y luego de diez años, increíblemente la Justicia resolvió absolverlas, no existiendo hasta la fecha ningún responsable de su desaparición.
A pesar de ello, su madre y su pequeña hija no cesan en su lucha, apuestan a continuar sensibilizando a la sociedad para que se tome conciencia de una realidad que nos afecta a todos.
Coincidimos que más allá de las leyes vigentes, del esfuerzo por prevenir y frenar la trata, de la concientización ciudadana, se necesita fuertemente el compromiso de los jueces en el tratamiento de las causas por trata de personas en los tribunales de nuestro país y no dar un paso atrás en las investigaciones y persecución de las redes instaladas, que como ya sabemos tienen sus estructuras armadas y sistemas de complicidades que les permiten avanzar impunemente. En la fecha (por ayer) se conmemora el día de la lucha contra la trata y tráfico de personas.
Por lo que se impone una jornada de sensibilización y reflexión sobre la necesidad de contar con un enfoque sistemático y holístico que nos acerque a la prevención de todas las formas de violencia hacia las personas.
Es necesario tener en cuenta las distintas situaciones que constituyen la problemática y cómo las mismas interactúan para intentar un enfoque integral de la trata y tráfico de personas, que ha alcanzado niveles inaceptables desde el punto de vista cuantitativo y cualitativo. Los sistemas de dominación establecen las distintas desigualdades entre las personas, según el género, la clase y la raza.
Enfrentar estas redes mafiosas implica el compromiso de toda la sociedad, debemos continuar trabajando en defensa de los derechos humanos de las víctimas y poner fin a todo tipo de explotación. Por otro lado un capítulo de análisis aparte merecen quienes son los consumidores de estas prácticas de explotación sexual, que son en definitiva quienes sostienen este cruel negocio, es por ello que repetimos una y otra vez “sin clientes, no hay trata”.
 
(*) Legisladora provincial del Frente para la Victoria.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario