Revelan macabro final de doña Mori y dictan preventiva

La abuela del Santa Clara fue asesinada a patadas y piñas. Su hijo seguirá preso.

Se llevó a cabo ayer la audiencia de formulación de cargos por el crimen de la abuela Mori, y de poco le valió al acusado reiterar en más de una oportunidad que era inocente: en consonancia con el reclamo de la fiscalía, la jueza Florencia Caruso resolvió dictarle la prisión preventiva por dos meses mientras sigue adelante la investigación por lo sucedido el miércoles en el barrio Santa Clara. En paralelo, se intensificará la búsqueda del sospechoso conocido por su apodo de Chucky.

“Soy inocente”, se limitó a señalar Pedro Juan Mori, de 64 años, quien fue asistido por el defensor oficial Juan Pablo Piombo. Hasta ahora, la prueba de cargo es muy limitada y todo dependerá del resultado de los estudios de ADN, que podrían ser determinantes para definir su situación, indicaron fuentes allegadas a la causa.

Durante la mañana de ayer, como estaba previsto, el fiscal Marcelo Gómez avanzó con la acusación y expuso sus argumentos incriminantes en relación con Coco, el hijo que convivía con la abuela Mori. Él, junto con el inquilino que permanece prófugo, habría asesinado a puñetazos y patadas a la mujer de 87 años.

Entre los detalles sospechosos que citó el representante de la fiscalía, comentó un rasguño que presenta el detenido en el cuello.

A la hora de resaltar el móvil del hecho, Gómez no tuvo dudas de que fue el robo y describió a la jueza cómo había sido destrozado un mueble donde la anciana guardaba el dinero de la jubilación.

Para la fiscalía se trata de un homicidio doblemente agravado por el vínculo y por ser cometido con alevosía, un delito que contempla penas de prisión perpetua. Justamente, por las características de la imputación, hubo un pedido de detención por 90 días, pero Caruso consideró que el plazo debía limitarse a dos meses.

Desde el Ministerio Público se informó que “el fiscal destacó la labor desarrollada por el gabinete de Criminalística local y adelantó que se habían hallado rastros, huellas y elementos pilosos que deberán ser peritados para conocer si se corresponden con la morfología y el ADN de los acusados. Por otro lado, aclaró que si bien no se cuenta con testigos directos del crimen, sí se recibió declaración de distintas personas que fueron las primeras en hallar a la mujer sin vida y de vecinos que escucharon gritos y sonidos similares a golpes”.

De manera inicial, Mori quedó alojado en una comisaría.

Lucinda sufrió la fractura de siete costillas tras el ataque de los homicidas

La autopsia practicada al cadáver de Lucinda del Carmen Gutiérrez reveló un crimen de características salvajes, con golpes de puños y patadas, incluso mientras se encontraba tirada en el piso. Esta situación le provocó a la abuela una hemorragia mortal. Asimismo, el Cuerpo Médico Forense especificó que hubo “una compresión de la caja torácica” que le provocó la fractura de siete costillas. Asimismo, presentaba lesiones en la cabeza.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario