El clima en Cipolletti

icon
Temp
77% Hum
LMCipolletti Tránsito

Reimpulsan el viejo proyecto de otra ruta por las bardas

La terminación de los trabajos en la Ruta 22 no reportarán una respuesta total ni mucho menos a los problemas del tránsito por la región del valle.

La solución definitiva al problema del tránsito en el Alto Valle para un período no menor de 50-60 años pasa por la construcción de una nueva ruta en las bardas ubicadas al norte de las ciudades de la región. La alternativa fue muy discutida hace unos 15 años, pero luego cayó en el olvido al optarse por ampliar y convertir la actual traza de la Ruta 22 en una autopista.

Quien ha replanteado la necesidad de recuperar la propuesta y la sigue impulsando con total convencimiento es el arquitecto y referente radical Bruno Bordignon, principal enlace local de su partido con el intendente Aníbal Tortoriello, en el marco de la alianza Cambiemos.

Te puede interesar...

El dirigente fue categórico en cuanto a que las obras en marcha hoy en la Ruta 22 se deben terminar, pese a los inconvenientes y demoras que ha padecido en su ejecución. Sin embargo, también fue contundente al señalar que la arteria no dará la respuesta que la comunidad regional merece, además de generar impactos y dificultades que hoy no existen.

A modo de ejemplo, destacó los problemas que existirán para la comunicación transversal, o sea para ir de un lado al otro de la autopista en una zona como el Alto Valle, que es considerada una ciudad lineal con muy variadas actividades a uno y otro lado de su principal arteria de circulación.

“Se han despilfarrado recursos y esfuerzos en la actual Ruta 22, en un valle que está colapsado en su tránsito y que no tendrá las respuestas que requiere cuando concluyan las obras”. “Tenemos que pensar a 50 o 60 años más y para una región que ya tiene un millón de habitantes, la única solución es una ruta por la barda norte”. Bruno Bordignon. Arquitecto y dirigente radical

Del mismo modo, la alta velocidad de la pista y los pocos lugares en que se podrá acceder a ella seguramente provocarán dolores de cabezas a los usuarios, no solamente los automovilistas, sino también el transporte de pasajeros y de cargas, entre éstos, el de fruta y de petróleo.

Por ello, la mejor solución a largo plazo, pensando en un desarrollo moderno y ordenado de la región, pasa por la construcción de una ruta por las bardas. En las extensiones casi vacías del norte de las ciudades valletanas hay espacio de sobra para una arteria que podría tener el ancho que se quisiera, con una calle de servicios que en la actual 22 no existe ni existirá. Allí no habría obstáculos para las comunicaciones transversales ni congestiones de ninguna índole.

Por si fuera poco, los costos serían al menos tres veces menores que los de las obras hoy en marcha, ya que se ha tenido que atender la presencia de canales, conexiones de servicios y necesidades de pasos a nivel, entre otros obstáculos.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario