Reclaman que se desaloje ya el terreno del San Pablo

Dos familias viven en un predio con viviendas deterioradas.

Nadie quiere un desalojo forzoso, muchos menos cuando hay niños de por medio, pero para los propietarios de un predio ocupado en el barrio San Pablo, esa salida parece inevitable. “Es lo que se debe hacer y prevé la misma ley. La jueza -Florencia Caruso- verá en qué términos, cuáles son los recaudos necesarios que hay que seguir en el caso”, sostuvo el letrado que representa a la querella, Eduardo Dolan, a LM Cipolletti.

Por un lado, las dos familias que tomaron el inmueble están dispuestas a resistir. Por otro, sus dueños reclaman desde hace más de un año lo que les pertenece; y en el medio están la Justicia y un Estado que, por ahora, no ofrece soluciones al conflicto.

Aunque el delito está probado y hay una orden de desalojo que todavía no se puede concretar, la defensa de los imputados plantea un estado de necesidad, que para la querella es inverosímil. “Resulta lógico y razonable que la jueza -por Caruso- diera un plazo para que esta gente se vaya por las buenas, pero el plazo que ofreció para un desalojo amigable fue incumplido de manera reiterada. Esta gente no quiere irse”, dijo el letrado.

“Mi cliente está sufriendo un daño y quiere recuperar la propiedad porque le pertenece. Esto no se puede dilatar más”, dijo Eduardo Dolan, abogado querellante en el juicio por desalojo.

Y agregó: “Están tan cómodos que nos extorsionan pidiendo plata para retirarse o que la Municipalidad o la Provincia les den una casa sin haber realizado ninguna gestión. Utilizan a los menores como un escudo a los efectos de mantenerse en el predio”.

La ocupación data del 2016 sobre dos casas que están ubicadas sobre la calle Independencia del barrio San Pablo. Dos familias ocupan los inmuebles, que por su avanzado estado de deterioro van a ser demolidos si los dueños pueden tomar posesión. La idea es construir allí un edificio.

Dos Las casas que están en el predio del San Pablo Los dueños quieren recuperar el terreno, pero como las propiedades están muy deterioradas, las demolerían para que en el lugar se construya un edificio.

Para la querella, el estado de necesidad que invocan los imputados no es real porque tienen ingresos, en algún momento hasta gozaron de unas vacaciones en Las Grutas, tienen familia en Cutral Co, donde vivieron por un tiempo, y fuera de las casas siempre hay autos y motos estacionadas. “Esta gente trabaja, tiene vehículos, está aprovechándose de una situación cometiendo un delito. Creemos que especulan, que no tienen una necesidad”, sostuvo.

El letrado comentó que ayer la Fiscalía solicitó una audiencia para resolver el conflicto de una vez, y la querella espera que esto sea posible antes de la feria porque ya ha pasado un año medio y no quiere que se dilate más. “Pretendemos que la Justicia cumpla con su función, que fije una audiencia en lo inmediato y dé una solución”, concluyó Dolan.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario